jueves, 10 de marzo de 2011

Relato de Jueves Literario: Ella.

Más temas de la convocatoria en lo de Gustavo:
http://callejamoran.blogspot.com/





MUJER MADURA BUSCA

Esta vez el dato parece certero.
Su pequeña nietita que ya tiene edad para ir a la escuela, vive con esos padres putativos en una casa del barrio de Chacarita.
Lleva años buscándola. Fue muy difícil seguirle los pasos a esta pareja huidiza entre tanta mudanza, para perderlos en un par de oportunidades en la negrura de la noche.
Ahora tiene que andarse con mucho cuidado si no quiere perderles el rastro nuevamente.
Corren los años 80 y su actividad clandestina ya no es tan clandestina, ni tan desprovista de ayuda oficial.
Hay cientos de denuncias en los juzgados e investigaciones en curso, por tanto es dable que los que son buscados, redoblen esfuerzos para permanecer de incógnito.
Ella y el resto de las “viejas” como se autodenominan, siguen más por costumbre que por necesidad, usando viejos eufemismos como “las flores” para citarse en la confitería Las Violetas del barrio de Almagro, o hablando de “cunas”, “mamaderas”, “mamitas” en clara alusión a su trabajo de inteligencia.
Y es que así, sin mucho aspaviento, estas mujeres han vertido litros y litros de tintas, han escrito infinidad de notas, empapelado paredes con fotos.
Se han bebido litros y litros de mate y café juntas, han hablado con uno, con otro, hasta secar sus gargantas. Han pulido los tubos de teléfono con el roce de sus orejas y se han despellejado los dedos marcando los números, hasta borrarlos del dial. Han viajado y corrido detrás de cada rumor. Gastaron zapatos recorriendo las calles, dejaron maridos e hijos en casa, se disfrazaron con pelucas, sombreros y hasta vendieron libros a domicilio.
Y como quién no quiere la cosa, han efectuado un vasto trabajo de documentación de datos, por el que se desviviría cualquier investigador que se precie de tal.

Las viejas urdieron un plan para Ella.
Deberá mudarse “virtualmente” al barrio, y hacer lo que todas hacemos cuando estamos en casa: Ir a la verdulería en bata y ojotas, comprar el diario los domingos, ir a misa, y peinarse en la peluquería de doña Irene.
La meta es ver de cerca a la niña sin levantar sospechas.
Hasta allí llegan las viejas, por la autoridad que les da la sangre, el resto..., el resto no es de su competencia!
Correrá por los carriles que dispone otra autoridad.

Su corazón que es un veterano de tantas búsquedas ya se ha hecho resistente.
Sabe con exactitud donde poner la ansiedad para que no estorbe, y cabalga a lomo del fracaso con la soltura de un avezado jinete. Ajusta el paso, cuida de no desbocarse, y se apea de cada intento fallido solo para descansar.
Y cuando su ánimo lo dispone al recuerdo, se desajusta un poco los tendones encallecidos por una determinación temeraria, por una templanza absurda, y por una paciencia inhumana.
Y pide a Dios le de salud para que no se quede atrás su cuerpo grueso, y acompañe siempre a la voluntad férrea.

Como cada mañana Ella sale tempranito de su casa, antes de que las masas de trabajadores copen el transporte público.
Ya tiene todo arreglado con su cuñada para que le de una mano con la casa y la comida a su esposo, y que lo atienda cuando necesite algo.
Últimamente el viejo anda con la salud flojita.
No todos los días hay suerte, pero hoy, quien sabe?
Si hasta se consiguió un dentista al frente de la casa, y ya tiene turno para empezar la consulta.

Ella sube al colectivo que la llevará todos los kilómetros que separan su casa en el sur del conourbano bonaerense hasta casi el norte de la capital.
Lleva un vestido simple de entrecasa y la bolsa del mercado. Ambos la ayudarán a caminar confiada por el barrio, y hacer en definitiva, como que su vida es de allí.

20 comentarios:

Tésalo dijo...

Unos motivos, son más justos. No obstante, también la delincuencia común sa ha organizado.
Obviamente, no es lo mismo.
Una niña secuestrada o adoptada sin permiso y de una manera oportunista en una guerra a oscuras...
También habrá podido haber sido de otro modo. ¡Aquel, de nuestro mundo en crisis, en que tanta gente adenerada no se avendrá a perder poder adquisitivo!
Razones de dinero, donde a los ojos de quien te vigila, no existióe la compasión hacia ninguno.
Unos tiempos cada vez peores.

LUNA dijo...

¡Difícil tema!!!!!
Dónde, como muchas veces, habla el corazón cosas que la razón no entiende...
no quisiera ser esa abuela, por Dios
Aqui en España tenemos ahora mismo en los periódicos, en la calle, en todas partes, 300.000 niños que fueron vendidos, si, vendidos por dinero, por gente de clínicas privadas, monjas, sacerdotes, enfermeras, etc. de madres que acababan de dar a luz y que les decían que sus hijos habían muerto.

Escalofriante, parece mentira que estemos en el siglo XXI, seguimos siendo tan perversos y crueles como en la Edad Media.

Buen relato, cosa por cierto, usual en ti.
Besitos

Any dijo...

Sin saberlo tocamos un tema parecido. Admiro la tenacidad de estas "viejas" que no han bajado nunca los brazos, en la clandestinidad y aún hoy, cuando se supone que todo marchará mas rápido. Y a veces no es tan así, se sigue complicando.
Que bien lo contaste, transmite la sensación exacta
Chapeau compañera
Y besos

Pepe dijo...

Impresionante la fuerza, el carácter, la tenacidad y el derroche de amor de estas mujeres en busca de los seres que unos miserables les robaron. Como dice Luna, en estos momentos se habla en España de 300.000 criaturas vilmente robadas a sus madres después de comunicarles falsamente su fallecimiento.
Un abrazo.

San dijo...

Mi admiración hacia estas mujeres que con tesón lograron hacerse escuchar, muchos casos resueltos la pena es que aun hoy se desconozca el paradero de tantos niños. ¿Seramos capaces de no hacer tanto mal alguna vez en este mundo?
Un abrazo Ceci.

Manuel dijo...

Dura historia de un duro propósito, la busqueda de la ssngre, de tu propia vida. Una labor callada, documentada y que poco a poco parece que va siendo eficaz. Mi aplauso para esas madres-abuelas.
Un beso

Natàlia Tàrraco dijo...

Estamos en las mismas ahorita mismo en España. Exacto o similar, pero no en el barrio del sur o norte bonaerense o en la Patagonia, en toda España ese tema candente. Tema universal que ha derramado sufrimiento años y años, criaturas vendidas con desparpajo, separadas de la madre con engaños, especie de mercado de esclavos neonatos, después dirán de Roma o del Egipto faraónico.

Lo que me alucina, me asombra, me seduce y apasiona, es tu soltura, tu diversidad de vocablos, tu mano maestra al deslizar las narraciones que embelesan, absolutamente admirable, y !dioses! parece fácil leyéndote !para nada! La Musas beben de tu mano.
Ceci, en buena hora viniste al juevero encuentro, te dedico más aplausos que tengo las manos rotas de aplaudirte. Besitooooooooooo.

MARISOL dijo...

Magnífica forma de relatar, magnífico relato. Me gusta mucho tu forma cálida y colorida de escribir, tu facilidad para manejar el lenguaje. Y me dejas con una admiración reverente hacia esas mujeres valientes, que son capaces de esa lucha tenaz y callada. No hay mejor representación de ELLAS. Un gran beso

maria jose moreno dijo...

Me ha recordado a lo que comenta Natali y que está cada dia en las noticias, esos niños vendidos y esos padres ddespojados de ese ansiado hijo mediante el engaño. LO pero es que cada día salen mas casos a relucir.
Muy bueno Ceci, y muy doloroso.
Besos

Matices dijo...

Tu relato me lleva a pensar que cuando una mujer es madre, es para toda la vida, no se resiste ante la perdida de un hijo, ni su recuerdo, la lucha continua mientras la esperanza siga dentro de ella. Tus descripciones, tu sentir, como utilizas las palabras me llevan a los sitios y las sensaciones que quieres describir.
Estupendo relato y gracias por acercarme a esta realidad

Besos

Carmen Andújar dijo...

Un tema del que se está hablando últimamente en España. En los años ochenta hubo una ola de secuestros de niños recien nacidos a los que los médicos decían a sus madres que habían muerto y los daban en adopción, ahora se han destapado unos cuantos casos.
Las abuelas de mayo son de admirar, luchadoras como ellas solas, dispuestas a todo por recuperar a sus hijos perdidos.
Muy buen relato
Un abrazo

CAS dijo...

...con la autoridad que les da la sangre.

Frase reveladora, disparadora, fundamento de todas sus hazañas.
Un relato que nos retrae a una época tan oscura como cruel y al fin absurda, que sigue dando hoy sus latigazos en unos y en otros, porque eso no se puede, ni se debe olvidar: nunca más debiera suceder.
un fuertísimo abrazo.

gustavo dijo...

mi comentario a tu jueves es un mail que he mandado a mi amiga lis. ella está embebida en una búsqueda, la de un su hermano que se lo robaron a su mamá durante el parto allá por el 64 del siglo pasado...este jueves lo hemos, perdón, lo ha titulado mar ELLA. y ceci, argentina ella, ha escrito esto que te paso y que deseo que leas:
http://i-deariofertil.blogspot.com/2011/03/relato-de-jueves-literario-ella.html

besos, mujer de la plaza de mayo.


besos, caci.

Pachu dijo...

Ceci, muy emotivo, estoy llorando. Me conmueven estas abuelas. Yo soy de la generación de esos chicos (soy del 74), que ya no son chicos, y sé que a los abuelos que nos quedan, no les queda mucho tiempo. Por eso ahora que ya las veo grandes por la tele siempre pienso, ojalá que los encuentren antes de morirse. Probablemente esos chicos se perdieron abuelos geniales (junto a tantas cosas no? Hablo de los abuelos porque para mi mis abuelos fueron algo especial y perderse ese vínculo es perderte mucho). Ojalá que todos esos chicos puedan saber con cuánto amor los buscaron... Beso!

yonky dijo...

Muchas ellas en juego,la victima,las que la buscan y otras anonimas que empujan,tanto como tu relato para refrescar la memoria de lo sucedido,porque el olvido corroe y no hay mejor antidoto que alguien con sutil delicadeza te lo recuerde.

exquisito.

cariños

Medea dijo...

Querida Ceci, al igual que allí como ya te han contado, estamos en España pasando por eso ahora y espero que alguien sepa contarlo como tú treinta y tantos años después de salir a la luz, casi como si lo vivieras, casi como si vieras a esas madres abuelas cada jueves reunirse en esa plaza bajo sus pancartas, estremecedor que aun sigan esperando y magnifico como “vos lo contás”
Un beso y miles de cariños.

Atalanta dijo...

Que fuerte vienes tocaya, la crueldad no tiene fronteras.

Que bien lo has narrado.

Ojalá todos los seres vivos permanezcan libres de dolor. Proverbio Hindú.

Besos allende de los mares

Setembro dijo...

¡Qué emocionante relato! Ceci, qué bien lo cuentas. Tengo un nudo en la garganta.

Primavera dijo...

Admiro el coraje de buscar a sus seres queridos y saber donde se encuentra, porque fueron robados, llevar a los tribunales dichos delicuentes sin escrupulos...ojala que a todos..
Magnifico relato.
Primavera

Solitude dijo...

No voy a añadir nada nuevo Ceci, nada que no hayan dicho mis compañeros, anteriormente. Aunque una vez más te doy la enhorabuena, por poner tan acertadamente, cada palabra en su lugar; por describir un dolor, que a todas luces, podría escapar a lo indescriptible. Porque es muy triste ponerse en la piel de quienes perseveran buscando, solo por obtener la recompensa de unos minutos, en sus vidas.

Conmovedor tu relato, y a la vez cálido, muy cálido.

Un beso grande.