Tarjeta navideña 2018

Tarjeta navideña 2018
¡Muchas Felicidades!,

jueves, 11 de abril de 2013

Relato de Jueves Literario: Mensaje en una botella

Este jueves es liderado por Encarni, en su casa dejaron muchos mensajes.





JUICIO Y CASTIGO 


Justicia y condena se entremezclan como si fueran fuerzas equivalentes; lo mismo da para esos hombres.
Arriba el cielo se extiende hacia ningún lado, ningún horizonte presta consuelo en esas horas aciagas. El gran cielo y la tierra mezquinada por las aguas, forma una superficie de lo que parece una pequeña isla pedregosa; apenas una escaso tapete de lava antigua arrojada por una pústula en la dermis marina; que apisonada por los vientos, se empeña vanamente en existir. De poco sirve;  se traga el mar el corto esfuerzo de la piedra y el largo aliento de las nubes.
¿Botellas?, ni una; ni alforja, saco, bota (acaso la sola ocurrencia da risa) que pueda llevar un mensaje nacido trunco. Han de morir con ellos las esperanzas rotas, la advertencia póstuma, el escarnio ahogado.
De la mano de la tarde, avanza sobre la arena la sombra de la horca improvisada por los hombres de Magallanes. Apenas dos maderos de abeto cruzados, dispuestos por si quisieran los criminales aliviar su agonía y acortar las vidas, acortadas ya por el abandono en isla estéril.
El patíbulo se viste con los colores del destierro, la nada clama. Nunca el destino para Juan de Cartagena y Sánchez de la Reina ha sido más finito que el de esas horas oscuras, a tono con las coordenadas de final de mundo.





PD: En el bajo de San Julián, que es una depresión natural situada en la costa marítima de la Pcia. de Santa Cruz, en la Patagonia, pasó el invierno la tripulación de la Nao Victoria al mando de Hernando de Magallanes en su ruta de la vuelta al mundo, en el año 1520. Allí se dio un motín por algunos hombres que no querían seguir la aventura, a algunos se les dio muerte, y a otros como el cabecilla Cartagena y al cura Sánchez de la Reina se los abandono en un islote llamado Justicia, donde hoy solo existe una réplica de la horca improvisada en la ocasión. Se dice que en Puerto San Julián se rezó la primera misa en estas tierras...

miércoles, 6 de marzo de 2013

Algunas delicias (y otras no tanto) de la maternidad

¡Hola!, me reporto luego de varios días y es que en este preciso momento, me decido a escribir algo, además de que coincide el momento con uno en que tengo ambas manos desocupadas, pues el bebé está extraña y gratamente para sus padres, profundamente dormido en su cochecito.

Contando desde el principio: la cesarea fue estupenda, (si se puede decir eso de una intervención quirúrgica), a RAT lo dejaron entrar en un momento dado al quirófano para que estuviera a mi lado, y ambos presenciamos el momento en que mi obstetra levantaba con dos dedos de su mano la cabeza de Manuel, -¡es un bombón! -dijeron los obstetras, al momento que lo sacaban por entero. Tengo vívida esa imagen,  parecía de cera, un muñeco con todos los rasgos bien marcados. Se lo llevaron junto a RAT, y después de unas horas lo llevaron a nuestra habitación.

La recuperación fue rápida, desde la primera noche fui al baño por mis medios (caminando agachada y como podía) y ya al segundo y tercero caminaba erguida. Nos dieron de alta al cuarto.

Manuel Ignacio es el nombre que decidimos ponerle unos minutos antes de entrar al quirófano, y que decir de él: ¡es perfecto!, es hermoso, tiene unos mofletes para comérselos y tiene un cabello ralito, con unas entradas pronunciadas en el frente. Por supuesto no faltaron las bromas: ¡en eso se parece al padre!, "de haber sabido le regalábamos sesiones de masajes para evitar la calvicie".

Está creciendo muy bien, engordando bastante y solo con leche materna. Con respecto a la lactancia he pasado por distintos momentos, algunos buenos y otros muy duros.
Siempre lo alimenté a "libre demanda", lo que claro, al menos al principio, es en extremo demandante. Hubo días en que Manuel se ponía demasiado ansioso hasta la desesperación y parecía no alcanzarle nada, y yo pensaba que no tenia suficiente leche, no se calmaba, no dormía, etc. Intentamos un par de veces reforzarlo con suplemento, pero a él mucho no le gustaba, ni a mi tampoco, la verdad, es que tanto he leído sobre lactancia materna y sus beneficios que termina siendo una especie de religión, hay mucha presión social para ello, y con razón, se sabe de sus beneficios pero resulta opresivo para quienes no pueden. Es enormemente gratificante ver como tu bebé crece solo a base de tu alimento, como también es arduo ya que implica estar las 24 horas avocada en exclusividad para tu bebe, cuando antes gozabas de la libertad de andar como un adulto por la vida.
El primer mes fue agobiante para mí, mi ánimo sufrió bastante, por un lado está la alegría de tener a mi bebe conmigo y por otro el abismo de no saber bien como manejar todo lo nuevo y la pérdida de control que eso representa.
La casa está revuelta, cocinar y comer dignamente sentados cuesta un triunfo, el dinero no alcanza...que otro sería el cantar con alguien que te limpie, cocine, lave, planche, etc!

Durante todo el primer mes Manuel durmió conmigo en la cama porque no se quedaba en su cuna, eso desde el primer dia en la clínica. Me acomodaba semi sentada con almohadones a los costados y él upa en mis brazos, y así dormiamos todos toda la noche, incluído Manuel, y de dia mucho en brazos. teta libre, etc, ello de acuerdo a los postulados de la crianza natural con apego. Confieso que cuando leí a Laura Gutman sentí que sus principios me cerraban interiormente y empece a sentirme mas liberada con eso de la teta y del colecho, etc, pero...la verdad es que aunque comulguemos con ellos, en su ortodoxia se vuelve impracticable. Por nuestra salud hubo que hacer algunos ajustes.

Desde hace una semana Manuel duerme en su cuna (pegada a mi cama) por la noche. Costó, y aunque me levanto para alimentarlo, no me agobia, ya volver a dormir horizontal fue un placer, tengo mas control con las tomas y además estoy descansada.
En el dia....bueno, de a ratos se queda en su cochecito, otros está a upa (no lo vamos a desterrar de nuestros brazos su padre y yo), otros hay que hacerlo dormir paseándose por toda la casa.
Aun hoy Manuel tiene sus momentos (al menos una vez por semana) en que se pone en extremo demandante y parece no alcanzarle nada, yo lo tengo a upa y trato de calmarlo cuando se pone irritable, pero ya lei que se trata de "brotes de crecimiento", donde el bebe cuyo desarrollo neurológico no es homogéneo sino que da saltos, tiene nuevos requerimientos en la alimentación y por tanto lo mejor en estos casos es pegarlo a la teta todo lo que pida para que la mama reajuste la producción de leche, luego se normalizan las tomas, al menos hasta nuevo aviso. Además tiene mucho reflujo que lo tiene a mal traer, es doloroso y  lo despierta e interrumpe su plácido sueño (no veo la hora de que pasen los meses para que madure su estomago, pobrecito!)

De a poco nos vamos conociendo y decodificando sus necesidades, y organizandole sus hábitos siento recuperar algo de control,y ya el dia tiene otro color . Es un dia atrás de otro, las pequeñas conquistas alcanzadas en una jornada no se pueden vitorear en la otra, y se logra otra, o no, pero siempre es distinto, Manuel cambia, crece.
Mi bebe me necesita, y yo a el, lo digo con profunda emoción.




viernes, 18 de enero de 2013

Últimas noticias

Heme aquí, desperezándome un poco; lo suficiente como para sentarme a escribir algunas palabras en este espacio que lo tengo algo desatendido, pero, como es de imaginar, hemos estado con muchas cosas.

Para empezar, tengo fecha de cesárea programada para este lunes 21 de enero a las 20:00 horas...¡Sí!, ¡eso si no ocurre nada imprevisto antes!, por lo que cruzo los dedos y espero no pase.
Cada día que llega a su fin, lo agradezco en un ritual íntimo al acostarme. Me toco la panza, siento reptar al bebé, que como tiene mucho menos espacio, los movimientos son distintos a los de antes, por tanto solo siento sacudidas y ondulaciones de la cola y piernas que están ubicadas de izquierda a derecha,...ah! y además el infaltable hipo, que es muy notorio porque son golpeteos rítmicos en la parte baja de mi vientre y que pueden durar cinco o diez minutos; y pienso: dolorcillos y molestias bien, contracciones normales, ¡bien, un día más!
¡Y es que nos tiene que dar tiempo para llegar con todo!....en una entrada anterior había mencionado lo del síndrome del nido que ataca a padres que se les da por hacer arreglos en la casa antes de la llegada del recién nacido....¡Bueno: lo dicho!, este fin de semana (¡espero!) terminamos con los arreglos de cocina que vienen algo atrasados y estimo nos dejará tiempo para la limpieza general (¡con ayuda por supuesto!)
Tenemos cosas de bebé esparcidas por toda la casa, pero de a poco las vamos acomodando y encontrándoles lugar, que es lo más difícil.
Seguramente, dada la cesárea, permaneceré en la clínica internada al menos dos días, así que la buena gente que nos rodea podrá encargarse de ultimar detalles, si es que queda algún pendiente en casa.

También asistimos a un par de clases de pre-parto, por las dudas se adelantara el parto me propuse saber algo sobre "pujar". Las clases estuvieron interesantes y didácticas, evacuamos muchas dudas con la puericultora (experta en lactancia y cuidados del bebé), con la partera que estará asistiendo al obstetra, y además practicamos los ejercicios de Etonía para embarazadas, que es un método que ayuda a liberar tensiones y a prestar atención al delicado mecanismo que se pone en marcha con cada acción corporal.
RAT (que me acompañó siempre, ya que desde hace un tiempo me lleva en auto a todas partes porque no quiere que conduzca ni que me suba a un colectivo) hizo todos los ejercicios en una colchoneta a mi lado, los papá están invitados a hacerlo pero no obligados, desde ya.
La última clase estuvimos un largo tiempo haciendo unos movimientos para destensar la cavidad bucal, con la cabeza apoyada sobre una almohada y un corcho bajo la articulación de la mandíbula. RAT se paso casi todo el tiempo durmiendo, lo sé porque lo escuche roncar quedamente (¡por suerte!), así que al menos podemos decir que él se relajó, (ignoro como lo hizo con su mejilla apoyada sobre un corcho)

¿Nombre del bebé?, ¡ya casi!, nos falta un pelín para ponernos de acuerdo. Todo el mundo pregunta y opina sobre los nombres que tenemos en vista, y eso desde luego es un problema, yo por mi parte, no los escucho demasiado. Habíamos pensado, como ambos tenemos apellido catalán, en ponerle uno de los nombres, que fuera de ese origen, pero a todos les resulta extravagante, ya que los nombres barajados, aquí suenan raros....¡y eso que para extravagancias por estas latitudes somos mandados a hacer!,...todavía lo estamos pensando. ¡En fin!, he ahí las últimas novedades que llenan nuestros días.
¡Gracias por pasar y hasta otro momento!