viernes, 13 de mayo de 2011

Relato de Jueves (con atraso) Literario: Portugal: ¿Qué significa para ti?

Por problemas técnicos con blogger no pude subir el relato el día de ayer. Así que con atraso cumplo con la reunión juevera. Y aquí estoy!
A propósito del rescate financiero que pidió Portugal, la convocatoria de la semana plantea la pregunta del título.
La verdad es que Portugal para la gente de estas tierras no significa mucho. Sacando el famoso vino de Madeira y alguna que otra postal de playas con acantilados, los portugueses nos suenan por su participación en la colonización de nuestro continente, y en algunas batallas durante la época del Virreinato y posterior.
Pero hete que buscando algo mas cercano, algo portugués que me trajera hasta estas tierras y que me diera alguna idea para un relato, me encontré con la recopilación de las crónicas de un "Diario de Navegación" de un navegante de esa nacionalidad, que anduvo por el delta litoraleño, y describe sus experiencias en un tono ameno y atractivo, como las tierras que lo motivaron.

El relato que sigue a continuación, es de mi autoría. Pero si quieren visitar las crónicas autenticas, (vale la pena y el tiempo hacerlo) pueden clickear aquí.

Más relatos de Portugal en lo de Gustavo: http://callejamoran.blogspot.com/




UN PORTUGUÉS NAVEGANTE

Crecían las disputas entre España y Portugal a fines del siglo XV, por sus dominios ultramarinos.
El Pontífice Alejandro VI había ya ensayado en 1493, una solución para las potencias católicas, que consistía en la partición del océano Atlántico, dividiendo así las zonas de libre exploración. El este era para Portugal, el oeste para España.
El tratado de Tordesillas de 1494, modificó la línea demarcatoria que iba de polo a polo, corriéndola hacia el oeste unas 270 leguas.
Portugal aunque ganaba zonas sobre las llamadas Indias Orientales, lejos de contentarse, entendió la Bula Papal como una derrota diplomática. Esto dio comienzo a una serie de incursiones exploratorias, con ánimo de expandir sus territorios.
En 1531 Juan III, monarca de Portugal, encomienda a delegaciones militares, emprender acciones que tenían por objetivo, colocar asentamientos portugueses en la cuenca del Río de la Plata.
Las crónicas extraídas del “Diario de NavegaÇao” de Pero Lopes de Sousa, indican que el navegante llevo a cabo en diciembre de ese año, una travesía exploratoria en el Río de la Plata y las islas del Delta del Paraná.
Cuenta la crónica del navegante que los tripulantes se sorprendieron y maravillaron por la hermosura de esas tierras y sus costas, por la abundancia de la caza, por la holgura de sus alimentos, y por la afabilidad de sus pobladores.

...Entraba la embarcación en esa boca enorme donde trocan las aguas del océano por esas otras amarronadas y dulces. Y vio con satisfacción el marino, que el río era de tal anchura como un mar, de bajo oleaje y horizontes distantes.
Mansa avanzaría la quilla cortando las aguas profundas y engañosas, con filo implacable.
Navega río arriba siguiendo la costa cercana por el Paraná Guazú, del que se abren anchos brazos de agua correntosa.
Caudales que arrastran los matorrales flotantes de aguapés cuando la crecida, y visten de azul jacinto, las flores.
Se deslizan veloces las canoas de madera olorosa. Y surcan los ríos en ellas los robustos Chanáes y los valerosos Querandíes.
Son oscuras las aguas que soportan la fuerza del temporal que trae la sudestada.
Se revuelven fieras las olas, y esparcen el limo en las costas.
Son ricas las aguas, que proveen enormes peces de carnes grasas y firmes.
¡Bendito sea el sábalo, el surubí, y el dorado!
Aparece allá una isla, otra, y otra.
De pastos altos y verdes que pisan los venados, y los jaguares en su carrera.
De árboles frondosos que sirven de posadera, lo menos, a un centenar de aves
...

La política lusitana de expansión en territorio rioplatense se vio frustrada por el celo español, mediante la 1ª fundación de Buenos Aires en 1535.
(La primera fundación fue abandonada en 1541, concentrándose entonces las guarniciones en Asunción, para evitar el avance lusitano)
La 2ª fundación de Buenos Aires en el lugar donde está emplazada actualmente, fue en 1580.


La foto corresponde al Rio de la Plata, pooor supuesto, (que ni falta hacía aclarar!)

17 comentarios:

Manuel dijo...

Imposible imaginar la impresión de un navegante, portugues o español, abocando la desembocadura del Rio de la Plata y maravillandose de un rio con oleaje y horizontes lejanos.
Un beso

Carmen Andújar dijo...

El siglo XV y XVI fueron importantísimos tanto para Portugal como para España, fue el momento de máxima expansión. Aquí lo dejas claro con el diario del navegante.
Un abrazo

San dijo...

De no ser por estos diarios, no hubiesen llegado hasta nosotros todo lo acontecido a lo largo de las travesias. Desconceríamos tantos hechos históricos. Hoy nos los acercas en tu relato.
Un beso Ceci.

yonky dijo...

Buena entrada,Clara imagen de nuestras tierras en plena virginidad.
Asi que los portugos anduvieron husmeando por aqui entonces?Sera el color marron del Rio de la Plata que los hizo desistir?Digo,puede que tipos tan oceanicos no les despertara tanto interes.

cariñitos

Lola dijo...

Siempre me pregunto cómo sería toda esta zona deshabitada... bueno en especial me provoca más curiosidad el riachuelo... Agua cristalina no debía ser pero...
El Delta efectivamente es maravilloso (siempre y cuando uno tenga OFF) aunque existe un gran peligro de perderse en él (afortunadamente todavía sigue razonablemente virgen, al menos viendo de lo que está rodeado).

Besos!

Pepe dijo...

Tiempos convulsos en los que españoles y portugueses, grandes navegantes, en su afán de expansión se disputaban cada palmo de tierra por conquistar y colonizar. No conozco Argentina, pero me aproximas con tus palabras al estuario del Rio de la Plata.
Un abrazo.

Tésalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tésalo dijo...

Aguapé, argentinismo. camalote, planta acuática.

Hicierorn muy bien aquellos portugueses, en no haberse conformado.
Tampoco quisieron aceptar apaños avalados por bulas pontificas holandeses, ingleses, alemanes...

Sin embargo a Colón en Portugal se le miró con desconfianza. Y se le menospreciaba incluso.

¡Bella imagen de esas aguas oleadas!

Un saludo.

Neogeminis dijo...

Muy válida la manera en que elegiste de traernos algo de aquellos navegantes portugueses que se animaban por nuestras costas.Si bien en Uruguay sí han quedado huellas de aquellos aventureros, como bien decís, no ha sido así por este lado del Río de la Plata.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Me ha encantado esa recreación de un descubridor de tierras, paisajes. Siempre me ha fascinado ese reconocimiento de terrenos absolutamente nuevo para el que llega, con flora, fauna, morfología tan diferente. Especialmente para los peninsulares, contemplar esas inmensas extensiones; de tierra, rio, islas. Muy buena Ceci.
Y me imaginaba hablar en portugues con acento porteño ... en principio es difícil, jeje.
Un beso, es un relato de los que se agradecen.

Pachu dijo...

Muy bueno Ceci, un poco de historia. Lindo reconstruir las sensaciones de encontrarse con nuestras tierras (hoy un poco "retocadas...je").
Mi contacto con portugal va de la mano de la arquitectura (soy arquitecta) y mi arquitecto favorito es Álvaro Siza, un portugés que hace edificios sensibles y hermosos (para mi claro). Si lo quieren chusmear... http://alvarosizavieira.com/
Besos!

Matices dijo...

Muchos diarios de navegantes nos dan informaciones reales de los hechos y situaciones de esas colonizaciones Portuguesas.
Ahora nos has embargado de un paisaje virgen y precioso, visto con los ojos de un navegante.
Gracias por acercarme a ese paisaje tuyo

Besos

Natàlia Tàrraco dijo...

Ayyyyyy Ceci, por fin, me ha negado entrar a comentarte !cinco veces!

Nunca es tarde si la dicha es mucha, como es tu caso al leerte. Me ofreces un visión del navegante portugués con retazos poéticos y otros de historia verdadera. Poco sabemos a veces de nuestro mismo vecino, estando aún más lejos, sucede que nos quedamos con lo que conocemos de Portugal a través de sus contactos con el entorno más cercano.

Aquellos tiempos de disputas entras dos potencias, el Papado de por medio, codiciando unos territórios ajenos, vírgenes, hermosísimos, puros. En Brasil dejaron los navegantes portugueses su lengua melosa, la del fado, y en Argentina dejamos lágrimas, dolor, y la lengua con la que nos escribimos. Hay que refrescar la historia, conviene, menos mal que aquellos viajeros escribieron diarios.
Hermosa recreación la tuya, he navegado, casi, contigo, esas aguas, he visto esos paisajes, el jaguar y al dorado dentro de las aguas.
Besitos.

Ceci dijo...

Manuel: Por suerte tenemos las cronicas! Ja! Gracias por pasar.
Carmen: lo dicho, y con razón! Gracias y beso grande
San: Gracias por tus amables palabras. Beso
Yonky: Yo tampoco sabia nada de eso. Y se detuvieron en el avance cuando los españoles empezaron a fundar poblaciones. Beso
Lola: quedan lugares virgenes en el delta, por suerte. Ojala permanezcan asi. Beso
Pepe, siempre bienvenido, gracias por pasar.
Tésalo, es cierto que Colon fue primero a la corte portuguesa pero ellos estaban muy ocupados con la navegación por Africa y oriente. Bueno! Mala suerte! Beso y gracias por tu interes.
Neo: esta bueno contar con algun punto de vista de los navegantes, ya que Portugal a nosostros nos queda muy lejos en todo sentido. Beso
J. Carlos: Gracias por tu entusiasmo y tu acercamiento a estas tierras. Y si los hay al reves (porteños que cuando van a Brasil hablan portuñol) Ja! Abrazo
Pachu, bienvenida! Ya sabía que sos arquitecta, RAT tambien lo es aso que ya lo tenia a Alvaro Siza. Ja! Gracias por el link que lo voy a chusmear. Besito
Matices: el placer es mio si acaso te las he podido acercar. Besos
Natalí, a mi me acaba de pasar cuando quise poner las contestaciones, no me dejo. Voy a intentar de nuevo.
Es cierto, (ya lo admiti) que de Portugal no sabemos nada. Ja! Y por cierto los brasileros han quedado un poco aislados con su lengua en medio de tanto hispano. Gracias por haber navegado en estas aguas. Beso grande

CAS dijo...

Excelente crónica que dejar en alto las bellezas de estas tierras. ....Y que anduvieron husmeando y tanto los portugueses por estas tierras! prueba de ello la fundación de Colonia del Sacramento.

besitos y hasta el próximo jueves con el gusto de siempre.

Uma dijo...

chulisimo como siempre! me encnta como escribes

solpel dijo...

Ceci: como simpre es un placer leerte!...
Gracias por pasar siempre por mi lugar!
Un abrazo!