jueves, 1 de septiembre de 2016

Relato de Jueves Literario: "Adivina, adivinanza"

Esta semana la convocatoria la lidera Alfredo quien nos hace la interesante propuesta de presentar un lugar, sin nombrarlo, dando las pistas suficientes para que el resto de los participantes pueda descubrir de que lugar se trata. A su casa vamos de visita a distintos lugares.


Resultado de imagen para imagen mapa objetos viaje



EL OMBLIGO DEL MUNDO

El sendero angosto sube a la vera de la cornisa. Frente a la vista las laderas de las montañas se encastran unas con otras y lucen abrigadas con espeso follaje, en lo alto, las nubes rodean vaporosas los picos afilados. Se respira con dificultad, el resplandor se adueña de los sentidos y el dolor de los pulmones.
Bajo los pies aparece una escalera milenaria de piedra que lleva al corazón sacro santo del viejo imperio. Ya en el mirador, la ciudad se descubre como una herida de contorno irregular de roca clara abierta de un pellizco en el valle de hierba corta.
Se aprecian las hileras perfectas de paredes escalonadas que encierran porciones de terraza verde cálido, que son custodiadas por unos macizos ranurados de punta roma. Lejos, la gran cordillera azulada brinda marco.
Resuena aun en los oídos el eco de la fiesta en recuerdo de los días dorados de un imperio extenso, que se decía ser el núcleo de la vida, el ombligo mismo del universo.
El comienzo del solsticio de verano se reserva en los almanaques para la celebración anual. Se convoca al astro venerado que no defrauda.
Al son de vientos musicales y cascabeleo de huesos rozantes danzan las sandalias rítmicas que apisonan el suelo de la gran plaza capitalina, cuyo nombre pronunciado por voces originarias suena como si una breve exclamación saliera debajo de los cascos de un caballo.
Bajo un tocado de tejido rojo del que cuelgan monedas de oro se descubre un rostro de pómulos altos que se alza hacia el cielo con los brazos en alto. Ofrendan las mujeres de larga túnica y gruesas trenzas, agua ardiente de buen grano que portan en vasijas de barro amarillo
Obsequian al transeúnte colores osados los frutos de la tierra que se venden en el mercado. Se exhiben papines violetas, azules, ocres, verdes, rojos, redondos y lisos, otros con grietas, pústulas, o extrañamente contorsionados. Algunos tiene sabor suave y cremoso, otros fuerte y áspero. En todos los casos, ofrecen al paladar una experiencia singular.


15 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Una delicia la descripción que nos brindas de esta ciudad milenaria, ombligo del mundo antiguo, al menos para sus gente. Se trata de la ciudad peruana de Cusco, por supuesto. Un abrazo

Tracy dijo...

Esa descripción me hace recordar al Imperio Inca . Perú.
A ver qué dice MamaCeci

Carmen Andújar dijo...

Una gran descripción. A mi también me ha recordado a uno de esos imperios milenarios.
Un abrazo

Charo dijo...

Me ha encantado la descripción que has hecho! Me parecía que era una ciudad inca o azteca y google me ha dado la solución porque no la sabía. Se trata de la ciudad de Cuzco, la clave ha sido lo de "el ombligo del mundo".
Un beso

Leonor dijo...

Qué exótica narración que me ha trasladado a ese lado del atlántico. Un hermoso colorido se ha desplegado en mis retinas al leerte y mi paladar se ha sentido atraído por esas frutas cuyo sabor me sorprendería gratamente sin duda.

Un placer viajar a Cuzco de tu mano.

Un beso.

Montserrat Sala dijo...

Hola, yo estaba entre Cuzco, y el Machu Pichu. pero leyendo a mis compañeros me han dado la mejor pista. Creo que es Cuzco. Hermosa descripción la tuya. Felicidades! Un saludo cordial.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Iba contestar Machu Pichu pero los demás han mencionado Cuzco.

Diva de noche dijo...

Sin duda es Machu Picchu..por la cordillera al frente y por representar para el que no esta acostumbrado un lugar para un ataque de mal de soroche...las terrazas llenas de verde...y un paisaje como pocos en el mundo...bss

Alfredo dijo...

Gracias Cecilia por participar en esta propuesta tan loca y caprichosa. No he querido leer los comentarios anteriores para no conocer la respuesta. He acertado, creo, se trata de las ruinas de Cuzco en el Perú de los Incas. Gracias de nuevo por sumarte a esta convocatoria. Besos

Pepe dijo...

Yo me decantaba, sin investigar por internet, en el Machu Pichu, pero esa descripción que califica el lugar como el ombligo del mundo, me ha hecho inclinarme por Cuzco. Aunque seguramente me equivoque.
Un abrazo.

Mag dijo...

M ha recordado a esos documentales donde nos recuerdan ciertas ceremonias ancestrales, paisajes y eventos de la época incaica... esa larga escalinata de piedra que conduce al cielo... y los macizos como dioses gigantes de piedra...Sí, Cuzco.

Un beso muy grande y bellísimo lugar el que hemos descubierto (si no me equivoco).

MOLÍ DEL CANYER dijo...

He tenido la sensación de que habia de atravesar el mar para encontrar el lugar. Y ya veo por otros comentarios wue no me equivocaba, creo que es Cuzco. Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

He tenido la sensación de que habia de atravesar el mar para encontrar el lugar. Y ya veo por otros comentarios wue no me equivocaba, creo que es Cuzco. Besos.

Juan Carlos Celorio dijo...

Hola Ceci, habría dicho que era Machu Pichu, pero ya leyendo a Mónica y luego al resto de compañeros he entendido que se trata de Cusco. Interesante y contado de modo muy original.
Muchos besos.

Mamaceci dijo...

Felicito a los jueveros porque han acertado todos.

Es cierto que las terrazas del valle rodeada por macizos y la cordillera de fondo es el santuario de Machu Pichu.
Y la plaza donde se celebra la festividad del Inti Raymi (fiesta del sol) es en Cusco, que según se dice, en voz originaria es Cosco, de alli que me pareció el sonido de los cascos de caballos. La bebida que se ofrenda es "chicha" (aguardiente de maiz)

Ambos lugares, las ruinas y la ciudad capital son los extremos del llamado camino del Inca en Perú.

Gracias a todos por la visita y por tan entusiasta participación

Abrazo a todos