viernes, 9 de abril de 2010

El regalo prometido

Se me vienen los 40, (y no me refiero a los 40 ladrones de Alí Baba) sino a las cuatro décadas de edad.
Los adivino marchando en actitud de patota, a paso rápido, taconeando sin pausa, e inexorablemente en esta dirección.
Y yo, a escasa distancia, sin más remedio que seguir la misma coordenada, me voy a topar con ellos el lunes de la semana entrante.
Puedo empezar por mencionar algunas notas positivas sobre cumplir 40 años, que sin dudas van a ayudar a amortiguar el impacto, tales como:
...la experiencia que viene con ellos.
...el glamour que últimamente parecen tener. (Indudablemente la terminación redondeada de su cero le otorga una cerrada y llena suntuosidad que se da en fuga en los años posteriores. 41, 42, Mmm!).
...O, lo bien que nos sienta la “temprana” madurez.
Figurativamente sería algo así como un traje de alta costura recién estrenado, por debajo del cual resiste una figura a la que todavía se le adecúa un jean. Visiblemente excesivo y un poco fuera de lugar, pero excusado por el lucimiento a sabiendas candoroso, de la novel madura que lo adquirió.
Hordas de mujeres, famosas y no tanto, festejan la llegada de los 40 y ostentan como un trofeo indiscutiblemente alcanzado, la madurez plena que éstos traen.
En tanto descorchan de lo lindo, desmienten mediante guiños a otras de la misma especie y a cualquiera que este mirando, que sus cuerpos y espíritus hayan sido afectados por el avance de la mediana edad.
Es el festejo de la mentira develada, de los 40 que son y no son! Viva!
En mi caso los 40, además de lo mencionado, vienen con yapa.
Me dejaron un depósito importante de nuevas reservas.
-No! Nada que ver con las del bicentenario!
Son más bien ováricas.
-Sí, la DHEA funcionó y mis reservas se incrementaron considerablemente.
Eso confirmé ayer cuando después de ver los resultados, con notoria alegría mi médica salió del consultorio a la voz de: “una buena noticia”!, a fin de mostrarles al resto de los médicos del equipo, el papel que tenia en mano.
Mientras yo permanecía en ese pequeño consultorio del quinto piso del Hospital de Clínicas, con mi corazón henchido de satisfacción, los escuchaba comentar tan gratamente a mis oídos.
Claro que parte del mérito, mal que le pese a mi médica que tan orgullosamente blandía el resultado de laboratorio, es para mi reducto de sabiduría oriental.
Así, que en tanto me preparo para festejar el cumple que se aproxima, espero con ansias que los números tan agoreros, se traduzcan en una realidad mas auguriosa aún.
Cruzo dedos..y piernas!

9 comentarios:

nani dijo...

ya estoy cruzando los dedos, abrazo!

Maria Laura dijo...

yo tambien !!! cruzo dedos de manos y piernas y los de joaco de yapa!!!! vamos nena que buena notis lo de la dhea seguro se traduce en lo que tanto queres y FELIZZZZZ cumple!!! a festejar se vienen bueno tiempos , besote grande

Pilot dijo...

Vamos por esos Big 4 que traeran una nueva etapa. Todo final es un principio de algo.
Mucha suerte y quedo con los dedos cruzados.

Hope dijo...

Niña, vas a empezar la decena con una estupenda noticia, ojalá los termines con un estupendo empujón (el que te traiga a tu bebé)

Besos.

Hope dijo...

Por cierto, te añado a mi lista de blogs si no te importa.

Yneluy dijo...

Hola Ceci, pase a visitarte en tu blog.

Feliz Cumpleaños, no me quedo claro que día era, pero creo que es o fue muy cerquita.

Lo 40 Díos como le temo, pero irremediablemente algún día tienen que llegar.

Un abrazo grande u ojala eso 40 se vengan con el milagro.

Anónimo dijo...

Hola Ceci, que alegria la buena noticia, tu esfuerzo y tu nueva disciplina oriental da sus frutos, y nuevamente muy feliz cumple!!! Pato Q.

Ceci (también Chechu) dijo...

Mil gracias a todas por la energía positiva y sus buenos deseos!

Lola dijo...

qué buena forma de describir la llegada de los 40!!!
Casualmente hoy salió una nota en la nación que decía cuánto había crecido la postergación del a maternidad en los ultimos años, porque creemos que los años fértiles se estiran igual que la expectativa de vida... no sé, todo ha quedado muy desfasado, es como que hoy en día la vida en todos los demás ámbitos llegara a su zenit entre los 40 y los 50, pero eso para las mujeres es complicadisimo.
Igual pareciera que se están venciendo esos obstaclos, felicitacioens y muchisima suerte.