lunes, 7 de junio de 2010

ZEN LUZ



RAT y yo fuimos de los tantos afectados por el apagón de la semana pasada.
Estuvimos sin luz ni agua durante 36 horas!
Sé que esto no espanta ni escandaliza a nadie, especialmente a los habitantes de estos confines. Que tan habituados nos tienen a los cortes y falta de suministros.
Es nada en comparación a los cortes programados de fines de los 80´, que se practicaban para apaliar la crisis energética. Se acuerdan?
Crisis energética ha devenido en los últimos años, en uno de esos latigillos que hacen furor en época estival!
Vino a sumarse a la lista de temas, de esos que ni bien se acaban los meses primaverales, tienen asistencia perfecta entre las atenciones de la población.
La agenda del verano incluye el agujero en la capa de ozono, el mosquito aedes aegypti transmisor del dengue, el desvelo por conseguir alojamiento en la costa y alcohol en gel a precios razonables, y los últimos chismes de los políticos y forrándula local.
...Se pronostican para la próxima temporada fuertes calores, grandes subas en el consumo eléctrico, exorbitantes alzas en las facturas del servicio, aplicación de multas por exceso del consumo sugerido, cortes de suministros varios, malestar general.
También se viene con todo el color negro, las tachas en cinturones y balerinas y vuelve para imponerse el talle alto en los jeans!
Aunque ésta es la realidad de todos los veranos, y aquella otra fue una realidad histórica que no esquivó a nadie que tenga, digamos...mas de treinta? Tengo que reconocer sin falsa modestia que a mi barrio siempre le tocó una mano con suerte en la repartija de cortes.
Gambeteó con destreza las molestias, y se mantuvo iluminado cuando otros padecían oscuridad.
Por eso quedamos genuinamente perplejos RAT y yo, cuando sentados a la mesa tomando unos mates vespertinos, -y después de casi 12 horas sin luz-, el día sin más, comenzó a darse a la fuga.
Dimos por terminada la espera y renegamos de cada promesa de solución que llegó cuando todavía estaba soleado.
La noche se fue cerrando y con ella terminaron por colapsar algunos de los sistemas que permiten el giro domestico.
El tanque dejó de cargar agua y pronto se agotó. Con ley marcial se escribió el rígido destino de la que en bidones se reservaba.
Los celulares perdieron señal, y la heladera hizo notar con ruidos, su descongelamiento agónico.
En breve, solo el freezer, -y por unas cuantas horas más-, se convertiría en el último bastión de fría conservación, y salvaría de la descomposición a sus vecinos comestibles del piso de abajo.
Librados de todos aquellos elementos que acompañan nuestras vidas, sin internet, ni tele, ni música, ni lectura, quedamos extrañamente sumidos en un ambiente de bucólica severidad.
Encendimos la radio spika, revalorada en la ocasión, y esas voces en formato de AM desacostumbrado, nos trajeron un inusitado alivio de estar conectados con los acontecimientos de afuera.
Las llamas de las velas parecieron eternizarse y acortaron nuestras miradas.
Los párpados se entornaron y se achicó nuestro mundo.
El universo se redujo al diámetro de la mesa de la cocina, iluminada débilmente de amarillo.
En tanto el aroma a curry, que fragante se desprendía de la cacerola donde se cocía el arroz con pollo, convocaba nuestros espíritus en antiguo ritual, en torno al fuego de la hornalla.
Los recuerdos se expandieron, y los pensamientos se hicieron más audibles.

La de arriba es una foto de la calle vista desde mi casa, con todas sus luces!

7 comentarios:

nani dijo...

linda vista la de arriba...un relato que parece cobrar vida mientras se lee...abrazo

ANGELICA dijo...

quiero que se vaya la luz en mi casa!!!!

pero solo por una noche jajajj aprovecharla con velas y musiquita suave... jajaj creo que bajaré la palanca de la energía eléctrica de vez en cuando jejejej

parece una foto del recuerdo...

ves que siempre hay algo bueno dentro de tantas horas desconectada del enchufe de luz.....

besitos linda

Cuesta arriba dijo...

Linda, gracias por volver y siempre con tan buena prosa...

Abrazo

Lola dijo...

Qué bueno el título!
Como escribí una vez, puedo estar sin luz a la mañana, pero a la noche me agarra la desesperación!

Te cuento que el jueves a la tarde suelo estar por esos barrios y es curioso como estamos totalmente desacostumbrados a no tener luz! Hasta empezaron a hacer el café en la cafetera electrica!!! Pero saliendo de lo gracioso (lo único) te das cuenta lo fragil que es todo el sistema y el equilibrio. Yo casi me muero de un broncoespasmo después de subir cinco pisos por escalera, y lo peor es que en un momento colapsaron también las redes de celulares (ni hablemos que se inutiliza totalmente si ya tiene cierto uso y la bateria dura con suerte un día).
Ni hablemos de gente que tiene problemas más serios.
Lo de los cortes a fines de los 80 fue otra cosa, supongo que no fue agradable (por suerte por casa no se cortaba) pero creo recordar que eran programados, sabías a qué hora iba a ser, y por pocas horas.
En fin, menos mal que pudieron extraer cuestiones positivas también!

Besos

Uma dijo...

me encanta como escribes! y se que me repito!!!
36 horas sin luz...muy sugerente...
Un conocido mio, anciano conocido, tenía 11 hijos y solo 2 nietos...y le echaba la culpa de tantos hijos y a la ausencia de nietos a la electricidad...
"¿qué ibamos a hacer nosostros cuando se hacia de noche con lo caras que eran las velas?"...
en fin!! que espero que "aprovecharais" el apagón!! besos

Ceci dijo...

Nani, un abrazo para vos también.
Angelica, no quiero desiflarte el globo, pero mas que musiquita estuvimos escuchando radio Mitre que es mas tipo informativo, viste lo que pasa cuando uno tiene que conformarse con la radio a pilas, se escuchan mejor las AM.
Cuesta arriba, gracias, y siempre ando por aquí y por casa de uds.
Lola, es cierto, nos pasa a todos, mientras es de dia estamos con la paciencia al tope, pero de noche, nos entra esa cosita de y ahora que?
Uma, ya vi tus novedades, gracias y un beso enorme

Maydi Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ dijo...

Ceci: me encantó como describiste una escena de apagón que otros hubieran aprovechado a hacer catarsis de sus propias oscureces..
Como estoy en monotema betaespera la verdad no pude dejar de pensar en la gente que tiene medicación en la heladera!.. Mi dra. me dijo lo único que tenés que hacer en estos días de espera es no estresarte, pero a veces situaciones externas hacen que una saque de adentro cualquier disparador para autoboicotear su propio deseo.
Gracias por tus buenos deseos!. Besos.