martes, 1 de febrero de 2011

Aguafiestas yo?

Últimamente no ando con ganas de asistir a reuniones sociales.
No tengo ánimos para estar rodeada de gente y de hijos ajenos (a excepción de mi sobrina), si bien nada tengo contra éstos.
Dios sabe que no puedo permitirme, ni soy capaz de prescindir de sus afectos, pero la realidad es que prefiero quedarme un rato en mi covacha, o pasar el tiempo a solas con RAT.
Las reuniones con los amigos y afines se hacen algo difícil. Los chicos crecen, la vida continúa, aparecen nuevos proyectos de vida, y a medida que pasan los años me resulta inevitable medir los acontecimientos naturales de la vida de los demás, con los que acontecieron simultáneamente en mi propia vida.
Si me preguntaran por el balance de los últimos cinco años (para seis) que llevamos tratando de tener descendencia, diría que está todo casi igual que al principio. Aunque hoy estoy en peores condiciones físicas (más bien biológicas),... y económicas!
Este último es un tema que nos ocupa y preocupa, y es que llevamos años sin poder levantar la cabeza.
Nuestra economía no admite proyecto de largo plazo, y prácticamente el total de nuestros esfuerzos han tenido esa desembocadura al corto y mediano plazo: Financiar costosos tratamientos. No podemos siquiera pensar en detraer capital para otros fines!
Así que de momento no queda más que tratar, -en lo económico-, que no nos tape el agua, y de mantenernos a flote en el plano emocional.
A RAT, -que siempre está en su eje y es una especie de bastión de la normalidad, siempre parado firme sobre sus dos piernas dispuestas a caminar la vía que deba seguirse-, le preocupa un poco verme todavía bastante afectada, y que asuma una actitud algo distante.
Descubrí que aún contra toda necesidad de preservarme evitando hablar de mi pérdida, me hace más daño que los demás ignoren mi malogrado embarazo.
Quedar excluida de las conversaciones sobre la gestación y sus síntomas, como si a mí nunca nada me hubiera ocurrido, es más nocivo a mi espíritu, que mi necesidad natural de reserva.
RAT por su parte, si bien le afectó profundamente todo lo ocurrido, y aún le afecta tanto como a mí, siempre ha tenido más cintura que yo para administrar la dimensión social de nuestras vidas de un modo saludable.
-Yo recuerdo lo felices que estuvieron todos cuando nos dio positivo! –Me dijo en ocasión reciente.
-Y yo también lo recuerdo, y lo agradezco profundamente. Pero los sentimientos son por fuerza ingobernables! –Respondí.
Soy conciente de que la mayoría de nuestros amigos/as no tienen muy en claro cómo abordarme, y lógicamente esperan recibir de mi parte una inequívoca señal.
Algunos me mandan mensajitos de texto, o se asoman por este espacio, o se consultan entre ellos.
Ojalá nadie reciba las señales equivocadas, porque honestamente, me cuesta mantener el equilibrio entre los vientos que mueven las delicadas relaciones humanas. No es mi fuerte!
A mi las dimensiones de mi vida se me agolpan!
La verdad es que mi espíritu esta un poco cansado y no puedo evitar que ese cansancio me reclame correr cortinas, bajar la música y demás condiciones para echarse una siesta.

Como sea, no todo ha sido pérdida en el balance de los últimos años!
Ciertamente la infertilidad me ayudó a tener una mirada más aguda y compasiva hacia los que sufren, y muchos se hicieron visibles ante mis ojos.
Y también, me trajo hacia este espacio, del que hoy estoy profundamente prendada.
Soy afecta a todos los vínculos que desde aquí se generan, con personas a las que no conozco personalmente, pero que se constituyen en un soporte emocional adictivo.
Así que a todos los allegados, porque eso son: gente que se arrima a tocar mi vida, con mano fina o gruesa, de carne y hueso, o con el aliento lejano que llega a través de la palabra escrita, les digo:
No arrojen la toalla conmigo!
Puede que no siempre sea la mejor compañía, y haya ocasiones en que tenga cara de culo y la boca cosida, y aunque no siempre parezca mutuo ni justo el intercambio, sepan que son para mí, amigos reales y virtuales, una compañía invaluable.
Solo puedo desear estar siempre lo suficientemente espabilada para encontrar, y no perderme cada ocasión que se presente, de retribuir.

15 comentarios:

A! dijo...

Me parece leerme a mí tiempo atrás... sólo que yo no pude ponerlo en tan bellas palabras! Todo es entendible! TAN entendible! Yo odié que me esquivaran al hablar de embarazos - síntomas y demás... Y yo qué???? Yo también estuve embarazada!!!! (aunque sea un ratito!!!!). Comparto cada letra plasmada en este post. La infertilidad nos permite ver a los otros, reconocer otras tristezas, y eso está bueno, te vuelve más humano. Lo demás es una cagada, porque aparece la envidia, la sensibilidad, el gataflorismo (uno quiere que le pregunten, pero también le molesta que pregunten, etc.)... Pero todo, algún día pasa... Y aunque nunca más se te borran del corazón tantos recuerdos dolorosos, por momentos te sentís la reina del mundo por haber luchado con uñas y dientes por formar una familia! Todo llega Ceci, a vos también te va a llegar... Me dolió tu pérdida, me costó comentar en aquel momento, porque me recordó las 4 veces que estuve yo en ese lugar... Me pareció más adecuado el silencio. Hoy tengo necesidad de contarte que desde acá se te aprecia mucho y que deseamos fervientemente que concretes tu sueño.
Un abrazo.
Ana.-

Mai dijo...

Qué decirte Ceci?
Te leo y me alegro con tus alegrias y me entristezco con tus penas... no juzgo a tus amigos, porque creo que para ellos también resulte dificil acercarse por miedo a "meter la pata" en lo que dicen o dejan de decir.

Se me dificulta a mi dejarte un comentario que no sea banal o superfluo... imagino que para ellos serà peor. Es mas facil alegrarse con la noticia de un embarazo que consolar por la pérdida.

No soy quien para hablar, ni tampoco sé lo que sentis (porque tuve la dicha de ser madre cuando lo quise), entonces solamente puedo imaginarme tu dolor y tratar de apoyarte desde lejos.

No seas tan dura con ellos, con RAT pero sobre todo con vos misma. Esta bien que necesites aislarte, pero también està bueno que cambies un poco de aire y te oxigenes la mente y el corazòn.

Fuerza Ceci!
Un beso grande

Pachu dijo...

Ceci, te super entiendo. No sabés la carga de miedo que tengo hoy y las proyecciones que hago de qué pasaría si... Siento que no lo podría soportar, y a la vez sé que tengo que estar preparada por si pasa, para seguir, pero me cuesta mucho imaginarme cómo. Me abro caminos imaginarios alternativos para sentir que podría seguir adelante, pero la realidad es que cuando las cosas suceden uno las vive como le sale, y la realidad siempre supera a la ficción, para mal y para bien. Por eso entiendo tanto tu dolor, tu necesidad de aislarte, tus balances, tus comparaciones. Me parece que haberlo podido escribir es un gran paso. Creo que lo necesitabas. Así explicás a los demás y a vos misma lo que te está pasando. La relación con los amigos se complica con estos temas, es inevitable. Por eso creo que está buenísimo que tus amigos puedan leerte para entender mejor lo que te pasa por adentro. Esto pasa TAN adentro, que es difícil para los demás verlo. Espero que de a poquito puedas ver una luz en tu futuro, está ahí, vas a tener lo que deseás, simplemente porque lo deseás de verdad, y no estás sola en ese deseo. Lo van a conseguir, de eso estoy segura, aunque el camino sea largo y duro. Te mando un beso muy grande!!

gustavo dijo...

no pienso decite palabras del estilo "arriba ese ánimo". recuerdo que no hace mucho tiempo te conminé a escribir para la reunión del jueves...eso mismo te pido, eso mismo, casi, casi, y con tu permiso, te exijo, ceci...hazme el favor de dejarte ver por una reunión que sin tu `presencia se queda sin una magia a la cual me he acostumbrado...¿me-nos escribirás para este jueves un relato de los tuyos, ceci? ¿me harás ese favor?
si me lo haces...que sé que lo vas a hacer, te nombraré la reina de la américa y de este jueves...es mi palabra empeñada...
muchos besos, ceci... TE ESPERO.

Juan Carlos dijo...

Ceci, primero unirme a lo dicho por Gus.
Si te digo lo que pienso puede ser un simple tópico, fácil de decir y difícil de practicar, pero lo hago: SERENIDAD.
Mi solidaridad, y permíteme que sienta más empatía con RAT, supongo por ser hombre.
Abrazos y mucha suerte a ambos.

M.B. dijo...

Ceci, no sabría qué decirte que no suene tonto, porque he pasado mil veces por lo mismo y nunca supe bien cómo manejarme... a veces he hasta "obligado" a mis amigos a hablar de mis dificultades para concebir, instalando un tema para todos incómodo pero que yo tomaba con naturalidad. No pasé por una pérdida, pero sí sé que muchas veces mis amigos no han sabido qué hacer ni cómo tratarme... lo importante es saber que ahí está el afecto y que eso es la base de las relaciones, lo que incluso las sostiene a pesar de las idas y vueltas. Te deseo que este malestar pase pronto y te mando un abrazo enorme.

Mimi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mimi dijo...

Ceci, despues de despotricar en mi blog, obviamente no con tu hermosa redaccion. Me puse a recorrer mis otros post amigos y me encontre con esta entrada. Hablando de casi las mismas cosas.
En todo, todo lo que lei me senti ampliamente identificada, al igual que con los sentimientos que agrego Ana en su comentario.
Nada, que sepas que del otro lado en este mundo virtual hay una mujer que casi simultaneamente esta pasando lo mismo que vos y que puedas contar con mi apoyo si de algo sirve.
Besos
Mimi

maria jose moreno dijo...

Mi querida amiga juevera cualquier comentario que te haga se que te sabrá a manido y sobre todo que aunque empatice contigo nunca podré sentir los mismo, asi que lo único que te digo es que te apoyes en quien te quiere y para esos estamos tus amigos, tiraremos todos de ti. Un beso

Medea dijo...

Querida Ceci, Gus empieza dedicándote el jueves y corriendo me vine a tu rincón, no me había pasado antes porque no me da el tiempo más que para los jueves y si voy sobrada es entonces cuando me paso por los blog de los otros amigos que no han escrito el jueves.
Quizás no pueda decirte nada sobre lo que sientes y como lo sientes, es ahí donde falla mi léxico, supongo que al igual que a tus amigos que no saben si decir, si no decir, si hacen daño por preguntar o hacerlo por no preguntar. Esto también sabe a manido pero no te obsesiones, la obsesión conlleva estrés y eso no es bueno para nada, un día pondrás un post especial y yo lo estaré esperando, ahora solo puedo decirte, que te abrazaría y que desde el otro lado del charco quiero hacerte llegar un cálido abrazo.

Katy dijo...

Mi querida Cesi,comparto tus sentimientos porque tengo cercansa muchas personas amigas de mis hijos que están en esta situación. Solo que aquí estos tratamientos los cubre la Seguridad Social. Al menos para la gente no es gravosa económicamente. Depende también la actitud con se tomen las cosas. No todo el mundo goza de la misama sensibilidad, ni le afectan por igual las cosas. Dar consejos, explicaciones lo encuetro limitado, las palabras no sirven.
Solo puedo repetirte las palabras deNeruda, en mi post de hoy:
"Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar".
No te dejes llevar por el desánimo y cuidate tú.
Un beso

Anónimo dijo...

No se como empezar por agradecer a todos por las palabras que cada uno de uds me han dedicado. Ya con que alguien pasae a leer para mi es fastastico, ni que decir, con todo lo que hay para ver en la red que alguien se tome el tiempo y espacio para pasar por aquí y además dejarme un comentario con tanto cariño, es algo que no voy a dejar de agradecer de todo corazón.
Abrazos enormes para todos!
Ceci

Manuel dijo...

Nada de lo que pueda escribir aqui abrira nuevas puertas a la esperanza, pero almenos sirva para que tengas conciencia de un apoyo moral y personal al 120%. Tu situación cada dia es mas frecuente en la población, deberia ser contemplada por la sanidadpublica como derecho de toda mujer y como seguro de futuro del pais.
Consejos?, solo uno complementando al que de apunta Juan Carlos : CONFIANZA
Un beso

CAS dijo...

"soporte emocional adictivo."
... me gustó esa definición. Me gustó leerte hoy.
un abrazo que espero te acompañe esta mañana de lunes, una mañana más difícil que otras, jajaj

(estoy escuchando Continental y enganchada con Buenos Aires)

Eva Magallanes dijo...

Ceci, he caído en este post no por casualidad, al leerlo he podido acercarme de golpe un poco más a ti y comulgar contigo en ese pesar tuyo que comprendo y que me duele también. Es que todos y todas tenemos un dolor (o varios)que cargar y el poder conmovernos y fraternizar con el dolor de los demás nos engrandece. Suele suceder que nos cuesta contener las emociones dolorosas de los demás, se lo horrible que es que te digan no, no te sientas así, debes sentir, pensar, hacer esto o aquello... uf!, se siente lo que se siente y es tu legítimo derecho humano... sólo decirte que las emociones son como las olas: vienen fuertemente, nos empapan, nos zarandean de lado a lado, nos ahogan y luego se retiran y se van.
Todo mi cariño y mi gratitud por tu presencia en mi blog!