jueves, 7 de julio de 2011

Relato de Jueves Literario: Queridas Palabras












La convocatoria esta semana propone usar en un pequeño relato aquellas palabras que nos gustan, y que forman parte de un diccionario personal.
Yo tomé una palabra de las usadas por cada uno de los amigos bloggeros participantes, a saber:
Jerarquía: de Verónica.
Manjar: de Gastón.
Esbozaba: de Matices.
Penumbra: de Maat.
Ave: de Natalí
Cierto: de Ma. José.
Cabrera: de Yonky.
Reloj: de Rosa.
Inspiración: de Alfredo.
Dignidad: de Juan Carlos.
Reivindicar: de Neogeminis.
Esperanza: de San.
Tacto: de Cass.
Corazón: de Gustavo.
Plomo: de Tésalo.
Silencio: de Cármen.

...Y a continuación: con ellas 2 relatos:

QUERIDAS PALABRAS 2 : ¡HAY SÁNGUCHE, PEBETE. PANCHO!

Ni una nube se divisa en el cielo que cubre la pequeña localidad serrana. El sol resplandece a sus anchas, y brilla como plomo ardiente el metal de las bicicletas, que amontonadas en una pira, yacen abandonadas en el amplio patio.
Adentro, la madre duerme la siesta, mientras los chicos, preadolescentes, andan sueltos por la casa, ocupados en la libre exploración de los rincones que la penumbra interior esconde.
Elsa, amiga de la madre y dueña de casa, salió hace unos minutos.
-¡Mirá querido! En esa heladera hay fiambres y quesos, podes tomar lo que quieras para la merienda. –Le había dicho al niño, señalándole la cocina en tanto se despedía.
En la heladera los fiambres parecían estar ordenados por jerarquía. En el estante de arriba los jamones crudos y curados con sal, abajo los cocidos y ahumados, y algunos encurtidos al fondo.
En un arrebato de inspiración culinaria, el niño toma unas fetas de mortadela, y luego con manos torpes y un cuchillo desafilado, le arrebata un grueso pedazo al lingote de dulce de batata. Pone a ambos entre dos rebanadas gruesas de pan, y mira con satisfacción el “sánguche”, que se le ocurre un manjar.
Su hermana lo mira con cara de asco.
-¡Ta` buenísimo! –Le espeta el chico mientras engullía el “sánguche” abominable, y en su cara redonda como reloj se esbozaba una sonrisa forzada por la boca llena.
-¡No te creo! –Le dice la hermana que puede oler la mortadela desde su posición.
-¡Es cierto! ¡Está riquísimo! –Le grita el chico con ánimo de reivindicar su dignidad y buen gusto ofendidos.
-¡Dame un pedacito! –Le exige la chica tratando de manotearle una porción pegoteada.
-¡No! –la desafía su hermano, masticando un bocado ruidosamente.

El corazón le da un vuelco y se despierta sobresaltada por los gritos que cortan el silencio de la siesta, con la acritud de una guadaña.
Cabrera y descalza como estaba, se dirige como tromba, furiosa, a la cocina.
-¡Dale! ¡No seas malo!...-¡No! y ¡No!
-¡Maaa! ¡Decile que me dé un poquito..!

----------------------------------------------------------------------------------

En el cumpleaños número 5 de su pequeña prima, Ricardito andaba un poco perdido entre esa gente, la mayoría desconocidos para él.
Se acercó a la mesa para husmear los sándwiches de miga, los que a su entender: se veían un poco flacos y anémicos.
Había unos demasiado blanquitos para su gusto, que parecían ser del agrado de los adultos. De blanco de ave según le dijeron. -¡Bah! ¡Secos como lengua de gato!
Tomó uno de jamón y queso que al tacto estaba húmedo por la mayonesa.
Sus dedos escarbaron entre las finas capas de miga con la vaga esperanza de ver materializadas unas hojas de lechuga y unas rodajas de tomate entre las vetas.
Ante la ausencia su pregunta suena como una queja: -¿Tía,…no tiene con verdurita?


Mas relatos en el http://thedailyplanetbloggers.blogspot.com/, que lidera la convocatoria hasta el regreso de Gustavo.


14 comentarios:

rosa_desastre dijo...

Pero que original eres!! Ya es dificil ensartar las palabras favoritas de cada uno, y te salió un regalo precioso. Gracias. (me llevo algunas de tus palabras que me gustan eh?)
Un beso

San dijo...

Te quedó de "escándalo" dos relatos por el precio de uno. Me gustó muchísimo esoo de tomar una palabra de cada uno de nosotros.
Un abrazote.

Tésalo dijo...

Cabrera me parece el más difícil pues lo veo más como sustantivo que como adjetivo.


Tésalo

Natàlia Tàrraco dijo...

!Gran idea Ceci! la de confeccionar dos relatos poniendo palabras de cada uno y una, magnífica.

Como siempre tu rico vocabulario a base de voces autóctonas me maravilla: “sánguche”, o "bocata",
"feta", o loncha que la feta para mí es un queso italiano blanco de leche búfala.
Suculentos relatos al gusto de paladares infantiles, nada refinados muy creativos, como tus palabras.
Digo como Tésalo, Cabrera me suena el complicado, cabrera:la que apacenta rebaños de cabras, o Cabrera, idílica aún, diminuta isla Balear.

Besitooooo yodado gusto a Atlántico gallego.

Matices dijo...

Rizando el rizo, como se dice por aqui. Has conjugado las palabras de cada uno de nosotros en dos relatos excepcionales. Como te han dicho muchos muy buena idea...

Siempre me sorprendes

Besos

Any dijo...

Dulce de batata con mortadela??? ahjajajaj ese si que es un sánguche original (y desagradable en principio ... no sé ... habría que probar jajajajaja)
A mi también me gustan los sanguchitos con verdurita, los triples! jamón, queso, choclo, tomate, lechuga, huevo, mayonesa mmmmmmmmmm!!!!!!!

Muy linda la idea de tomar una palabra de cada uno.
Un beso

Neogeminis dijo...

jajajaj excelente Ceci!...no uno, sino dos ingeniosos relatos surgidos de nuestras palabras amalgamadas con maestría e inspiración!
En eso de probar rarezas en las comidas, mías hijas son dos maestras!...hasta comen papas fritas con helado!jejjejejee
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Es de valorar como ensartaste las palabras de cada uno de nosotros y agradezco aparecer, pero seré sincero, esta semana no me ha encantado como habitualmente me encantan tus relatos.
Besos, Ceci, seguro que la próx. semana me vuelves a cautivar.

CAS dijo...

Un "sanguche" llamativo, original, sabroso, "alternativo" y lo más importante, con ingredientes muy originales, como esa combinación que ni en sueños (me comería a esta hora en refuercito de mortadela fresca que cada tanto resulta muy tentador) hubiera probado, bueno..quizás un poquito aunque prefiera también alguno con verdurita.
Que estemos todos y sean dos lo relatos es un premio que suma a la lectura.
Besotes, Ceci.

maria jose moreno dijo...

Tu relato Cecilia es un poco de todos. Has puesto palabras a nuestras palabras, se puede pedir mas, este es el autentico espíritu de la familia huevera. Magnifico y entretenido.
Besos desde la playa querida amiga

Ceci dijo...

Rosa, con lo que me gustan a mi tus palabras, llevate las que quieras. Ja!
San, gracias y un abrazo para vos.
Tésalo: es cierto lo de cabrera, a mi me suena usada como cabreada. Pero me pareció que debia respetar tambien el significado que le dio el autor. En fin!
Natalí: Si nosotros tambien conocemos el queso tipo feta (le decimos, quizas porque no sea el original) griego para nos. Gracias por tus besos yodados (suertuda)
matices: gracias como siempre.
Any: eso de los sanwiches con morron, aceituna, huevo, roquefort, palmitos, etc, etc, es muy de hace unos años a esta parte, antes solo los sanwiches simples y los triples como mucho con lechuga y tomate. En nuestros cumpleaños de chicos, mi mama solo hacia los simples porque sino terminaba el piso sembrado de tomates (ya que se resbalaban con la mayonesa, y en la mano de un chico!!)
Neo: eso que decis es un asco, no me puedo imaginar un helado de la Abuela Goye, o de Perssico arruinado con papas fritas! Sacrilegio!!
Juan Carlos: Gracias por pasar, y bue...ya veremos la proxima semana entonces.
Cass: Sí, hay mortadelas muy ricas!, gracias como siempre.
Ma. Jose: Gracias por tus palabras, y que disfrutes la playaaa!
Gracias a todos por sus comentarios
Besos

Carmen Andújar dijo...

Me han gustado los dos. En el primero has descrito muy bien el gusto de los críos por hacer pastetas, y la sensación de la hermana, primero de asco y después de envidia por probar el ansiado bocata. Me ha gustado sobre todo el lenguaje.
En el segundo has abarcado en pocas líneas la decepción de la niña al no ver completado su sándwich ante la falta de verduritas.
Un abrazo

Carla dijo...

Bonito tu blog, me quedo viéndolo con tu permiso.

Rossina dijo...

qué hermoso homenaje les ha hecho a todos los que la acompañaron en esta iniciativa. Análisis que además la vuelve una lectora atenta que no se pierde entre letras y llega al alma de cada relato.