miércoles, 12 de febrero de 2014

Manuel


¡Hola a todos!; ha pasado tanto tiempo que no se bien que escribir, y han pasado tantas cosas, muchas especiales y nada en particular, que no se por donde empezar...
Pensé en poner solamente una imagen que hablara por sí misma sin necesidad de palabra alguna, así como para ir  re adentrándome en las redes, que estoy algo oxidada...¡ya se extraña demasiado a los amigos!!
Obviamente el de la foto es Manuel, que ya cumplió el añito; recibió su bautismo y tuvo festejo de cumpleaños por partida doble (con los familiares íntimos y luego con amigos)
Ya se largó a dar sus primeros pasos sin tomarse de nada, se le anima bastante.
Es muy travieso, inquieto e intrépido. Se trepa a todas partes y se pone a prueba todo el tiempo. Sacamos muebles y corrimos otros para tapar enchufes y rincones con el afán de resguardar cosas que no debe tocar, y eso lo desalentó al principio, pero ahora mueve los muebles con una fuerza descomunal para uno de su porte. A menudo se lo ve empujando la mesa ratona, -que tiene unas patas cromadas y pesadas, por todo el living cual un pequeño Atlas.
Toca todo; trata de meterse en lugares imposibles, se golpea, pero también se hace habilidoso en su motricidad día a día. Llora cuando se golpea o se cae, pero no se lamenta demasiado, se le pasa enseguida.
Es una bola de energía, tiene el cuerpo siempre caliente, la cabeza transpirada y las rodillas roñosas de arrastrarse todo el tiempo, (la humedad de Buenos Aires no le ayuda pobrecito!!). El agua del baño de final del día se desagota oscura. ¡Ignoro como hace para que se le meta tanta mugre bajo las uñas de pies y manos!! ...¡Pero ya me lo habían advertido las que son mamas de varones!!
Se ríe a carcajadas cada vez que se mira al espejo; es bueno, pero tiene carácter.
1) Nunca fue dormilón, 2) Nunca usó chupete, 3) Nunca había tomado mamadera hasta hace quince días atrás.
El primero sigue sin variar; hoy hace solo una siesta en el día, pero cuando tiene sueño pues "a los bifes", y aunque se sigue despertando en la madrugada, está aprendiendo a volver rápidamente al sueño.
El segundo no lo quiso en su momento y ahora ya no tiene caso; y el tercero es increíble, pasó de no querer saber nada de ella a adorarla en pocos días.
Se adapta con facilidad a los cambios, de hecho le cuestan menos a él que a mí (se destetó definitivamente este mes, él con naturalidad, yo con culpa).
Es conmovedor ver como le pone "garra" a las situaciones difíciles. En estos días está pasando por una dermatitis de pañal que está haciendo estragos en su culito. Da pena verlo llorar con cada cambio frecuente de pañal, mas, ayer en uno de los tantos cambios, cansado de llorar que no sirve, se llevó sus dedos a la boca, los tamborileó en sus labios  al son de un murmullo para que se llevara su atención lejos de la faena de sus papás...no sé si lo consiguió, pero con ánimo y ceño lo intentó.




8 comentarios:

Matices dijo...

Que cosas tan bonita cuentas. Ya te dije que sería toda una experiencia nos desmemoriamos para llenar nuestra cabeza de información de ellos... Y que decirte del tiempo, lo llenan todo y es normal que no estés por aquí con asiduidad. Yo tengo una niña, niña... ya sabes, princesas y demás. Pero no te creas que lo de la mugre gustándole un parque es igual en ambos sexos...
Me alegra leerte y sentir tu emoción, a la vez que siempre agudizas mis recuerdos, cosa que me encanta.
A disfrutar de ese peque a tope...
Besos!!!

Neogéminis dijo...

Ceci!...qué bueno que hayas retornado por fin al mundo bloguero, lanzándote a escribir sobre el tema que ahora más te ocupa: tu hijo precioso que tan bien describes!.Sé por experiencia que a esa edad, para la madre primeriza cada día es una aventura alucinante, una nueva anécdota, un nuevo gesto descubierto. ¡Qué linda etapa!...por supuesto que hay que aprovecharla con dedicación y entrega, intentando recordar todo, asimilarlo y aprender. Tanto él como ustedes, los papás, están creciendo día a día, paladeando este regalo maravilloso de la maternidad/paternidad que tanto nos marca.
A disfrutarla a pleno entonces!...y de paso, nos la cuentas, que haciéndolo, seguramente no te faltará inspiración.
Besotes!
=)

Maruja dijo...

Es una esperiencia maravillosa que nunca se olvida, por más años que pasen. Que tengas un feliz fin de semana.

San dijo...

Lindo Ceci esta Manuel, un rubito redondo, da para quererlo besuquear todo el tiempo. Leerte es recordar la infancia de mis hijos. El aprende cada día como vosotros junto a él. Disfrutar este tiempo, a veces agotador, pero tan bonito.
Un beso para ese muñequito y otro para los papás.
(Bienvenida, ya se te extrañaba)

rosa_desastre dijo...

Me emociona todo lo que cuentas de Manuel, voy aprendiendo porque tengo un nieto que mañana cumple nueve meses y promete ser un "trasto" de cuidado.
Me alegra que te hayas asomado a nuestra ventanita y espero que lo hagas mas a menudo.
Besos

Katy Sánchez dijo...

Enhorabuena por esta belleza de crío. Se ve que estás emocionada y feliz con tu nuevo rol de "mamá" por como lo cuentas y como lo vives.
Os deseo que sigáis viendole crecer, feliz y contenta y haga las delicias de familiares y amigos.
Me alegro que estés bien.
Bss

casss dijo...

HERMOSO tenerlo y saberlo un poco juevero...besos (por lo tenaz, como la mamá)

Tamara Franquez dijo...

cecii!!! pero que maravilla!!! la vida es bella! y si! se puede descubrir este misterio al mirar esa imagen que subiste de tu pequeño manuel! felicidades mama!! abrazo gigante!