jueves, 17 de julio de 2014

Relato de Jueves Literario: "Túneles"

La convocatoria de hoy la dirige Charo, quien nos propone decir algo sobre túneles, oscuros, luminosos, de la vida, de muerte. En su casa encontraremos mas relatos






¡VAMOS A JUGAR!

Al principio no se atreve; apostado en uno de los extremos, asomo mi cabeza por el otro para que me vea y se anime, ¡vamos!, con una sonrisa lo insto para  que venga a mi atravesando el túnel de tres tramos.
Estoy incómodamente acuclillada pero persisto en mi llamado. Ya a punto de desistir, me paro al tiempo que él se gira devolviéndome todas mis cortesías con una sonrisa amplia  y corre en dirección contraria. No insisto
La osadía de otros niños finalmente lo convence; a gatas lo atraviesa enteramente. Sus rodillas se deslizan sobre piedritas de arena, se resbala y ladea de un lado a otro, igual la experiencia le agrada.
No es oscuro el túnel, ni mucho menos tenebroso. El plástico amarillo refracta la luz del sol otoñal haciendo que el interior se aprecie cálido y amable.
Manuel se da cuenta de que se trata de un juego de tránsito, pero de momento decide quedarse adentro entorpeciendo el paso de los demás, divertido, me responde con risas mientras lo insto para que salga.



14 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un túnel divertido. Especialmente para quien tuvo temor.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jeje son tan divertidos a esa edad!...precioso giro le has dado al tema de este jueves, Ceci!
=)

Tracy dijo...

Me has hecho revivir una escena similar vivida con mi nieto.
Abrazos.

Leonor dijo...

Toda una aventura cuando se cruzan esos primeros túneles. Cuando yo era pequeña los hacíamos con grandes cajas de cartón y a veces me encantaba meterme dentro y cerrarla.

Besos

Carmen Andújar dijo...

Ese si que es un túnel divertido, y por ver la sonrisa de un niño todo vale.
Un abrazo

Sindel dijo...

Jajaja así son los niños, con esas reacciones inesperadas!!! Me encantó la aventura de Manuel por el túnel de plástico, cada uno lo toma a su manera, él decidió quedarse cómodo en la mitad.
Un beso enorme.

San dijo...

Que recuerdos tan bellos me trae tu texto, verles atravesar y descubrir esos túneles les hace aprender a enfrentar los muchos que encontraran a lo largo de su vida.
Precioso Ceci.

censurasigloXXI dijo...

Primero no hay quien les meta y luego no hay quien los saque, ya sea túnel o sea piscina o playa o feria... :)))

Un beso, compañera, y tu cafelito.

CHARO CORTÉS dijo...

Qué bonita tu visión del túnel desde el punto de vista de un niño que tendrá que pasar muchos túneles ,ojalá sean todos como éste, para llegar a la madurez, explorando...
Muchas gracias por participar.Un beso

Maria Jose Moreno dijo...

Dicen que la primera vez que un niño se adentra en un túnel como el que relatas revive el momento en que nació. Lo mismo les pasa cuando de bebes intentamos sacar algo estrecho por su cabeza y lloran... eso dicen ninguno de ellos me lo ha confirmado. Un besote guapa

Pepe dijo...

La curiosidad en los niños pienso que es superior al miedo. El deseo de conocer, de indagar, de explorar, de jugar los lleva a veces a correr riesgos impensables. Este túnel no ofrece riesgo alguno y, sin embargo, constituye una enorme posibilidad para todo lo demás.
Un fuerte abrazo.

casss dijo...

que ganas me da de tener cerquita a Manuel y disfrutarlo!!!!
besos mami-amiga

Max Estrella dijo...

Esos pequeños grandes pasos que dan los pequeños son ilusionantes...son todos y cada uno de los grandes pasos para el hombre...
Curioso y juguetón. Gracias.

Alberto V. dijo...

Bonito momento el que te hizo pasar tu pequeño. Y, como no podía ser de otro modo, el túnel de un niño es luminoso, blandito y divertido. Un tránsito que Manuel decide posponer unos minutos.

Un fuerte abrazo