jueves, 9 de junio de 2011

Relato de Jueves Literario: Los Pies.

Convocatoria Juevera para ser desarrollada en 150 palabras.
Mas historias de pies en lo de gustavo: http://callejamoran.blogspot.com/



LAS ZAPATILLAS ROJAS

La noche se cobra la entrega a la lectura del cuento de Andersen, dejando que la imaginación pinte imágenes horrorosas, y deje muestras de pintura fresca en la impresión joven.
La estampa de San Miguel, blandiendo una larga espada y a sus pies, postrado el demonio, se le ocurre tenebroso.
Su retrato entre los santos de la devoción predilecta de tía Josefina, yace apoyado sobre la repisa del comedor, rodeado por un rosario de pétalos de rosas, -antes fragante-, hoy rancio por infinitas temporadas húmedas, y los vapores de incontables cocciones.
Lo asocia vagamente con el ángel y verdugo que cercenó los pies de la bailarina. Pero éstos, siguieron bailando macabramente en sus zapatillas rojas, -aún separados del cuerpo-, atormentándola para que expiara sus pecados de orgullo y vanidad.
El miedo se funde en las sombras que en su cuarto parecen moverse...
Sus oídos acusan el sonido de pasos que se arrastran en la oscuridad.

17 comentarios:

Tésalo dijo...

Funesta manía de leer algunas cosas. ¿Las conocerían sus mayores en su auténtico significado? ¿Cuales eran los fantasmas que su tía Josefina conjuraba apelando a un caballero de espada vengadora y victoriosa? ¡En cuanto al cercenar pies de bailarina, son tantas las pruebas a las que uno se ha visto sometido y ha pensado que una guerra es tan solo una batalla!

Manuel dijo...

A los cuentos infantiles se le han querido ver muchas lecturas y más de una interpretación psiquiatrica. ¿Habrá algo de eso en tu relato?
Un beso

San dijo...

Menuda noche la de la pobre joven, esa estampa de San Miguel con la espada, el cuento recien leido, la oscuridad y el sonido de los pasos arrastrandose como para pegar ojo, Hasta a mi me dio miedo.
Un abrazo Ceci.

Gastón D. Avale dijo...

pasos en la oscuridad... una noche para olvidar... no? yo de chico pensaba escuchar pasos subiendo la escalera...eran interminables los pasos... nunca los conté pero eran insoportables... jejeje! yo decía pobre tipo, lo que le está costando subir! jajaja saludos!

Neogeminis dijo...

Tétrica historia esta la de los pies podados y los ruidos extraños en la noche jejeje...
abrazos.

natàlia tàrraco dijo...

De Andersen a las alucinaciones, esas imágen del arcángel exterminador, olor a rancio, flores secas, y los pies cercenados, las zapatillas rojas de sangre bailan solas...los pasos.
Ayyyyyyyy Ceci, te va lo siniestro, no conocía esta faceta tuya. Cuento de terror, corto y magistral, aplauso y besito.

Primavera dijo...

Los pies se asocia a muchos cuentos, historias a tantas que han dejado huella dentro algunas por bonitas pero otras por terror...tengo varias que uff en muchos años me hicieron la vida imposible por la noche.

alfredo dijo...

Pies que son cola de lagartija, al ritmo del cisne moribundo.
Misterio desde la portada y un pecado que sólo está en la espada del "liberador".

Besos

CAS dijo...

Imágenes que nos persiguen y asustan desde sabe qué memoria, con un color rojo sangre y marca inborrable. Un relato con misterioso que nos deja en vilo y descalzos....

un fuerte abrazo, Ceci.

CAS dijo...

iMborrable, enmendado, vale, jajaj

Anónimo dijo...

Aguante Caperucita, Cenicienta, Blancanieves o cualquier cosa que no sea esas zapatillas que bailan solas (piel de gallina!). Buscaré ese cuentito tan encantador para contárselo a alguna creaturita e' Dió (como decía Don Inodoro) que se ponga densa para irse a dormir jejejeje.
besos

Ufa no me deja usar mi cuenta! Soy Any

Pepe dijo...

esas zapatillas rojas, ejecutando pasos de baile eternamente, incluso con los pies separados de la bailarina a la que pertenecían, las pisadas percibidas sin conocer su origen en mitad de la noche, la sangre derramada por el arcángel vengador, magníficos ingredientes todos ellos para activar la peor de las pesadillas.
Un abrazo.

yonky dijo...

El contexto envolvente que logras trasmitir con los mas minimos detalles nos introduce lentamente en nuestros infantiles momentos de sombras y sonidos que marcaron horripilantes noches influidas por lecturas o peliculas en blanco y negro verdaderamente escalofriantes tanto como la que tu cuentas.

cariñitos

Juan Carlos dijo...

Llenas de imágenes e ideas tu relato, de un ambiente que se siente.
Muy buena asociación del ambiente y la imaginación de la protagonista.
Besos Ceci, muy bueno, una vez más.

Lola dijo...

Andersen era uno de mis autores favoritos en mi más tierna infancia... pero ahora que lo leo a la luz de la maternidad, y mucho más con un relato como este... Dios mio, era bastante sanguinario el señor (otro que recuerdo que me gustaba especialmente era Claus el grande y Claus el pequeño, también bastante sanguinario el asunto!)

Besos!

Anónimo dijo...

Gracias a todos por pasar, y como siempre por participar activamente con sus comentarios, y a los que pasan solo a leer, también les agradezco. Y sí...los cuentos de Andersen son un poco retocidos, no todos, algunos zafan. Supongo que ahora los miraría con otros ojos.
Besos
Ceci

rosa_desastre dijo...

Magnifica manera de relatar, inquietante y tetricos pasos esos de las zapatillas rojas. Vamos, que me parece estar oyendo la musica y tengo un escalofrio por la espalda.....
Un beso.
(te envie un correo explicandote lo de "garra-rufa" espero haya llegado)