jueves, 16 de junio de 2011

Relato de Jueves Literario: Una imágen sin palabras

El tema para la convocatoria de esta semana la propuso Wendy del blog: EUROVISIÓN CON OJOS DE MUJER. Nos propone, contemos algo sobre una imagen que envió, de un paisaje hermoso, de montañas e intensos verdes.
Algunos blogeros tuvimos dificultades para ver la imágen al principio, aunque finalmente la pude ver, y apreciar.
Pero, -y aquí me van a disculpar mis amigos blogeros-, sin ánimo de despreciar tan hermosa fotografía, me anoto con un relato que ya tenía guardado, acerca de una ciudad hermosa del sur de mi país, que me gusta mucho, ¡por cierto!
Así que van a continuación, no una, sino cuatro imágenes que cuentan algo de: SAN MARTÍN DE LOS ANDES

Mas relatos en lo de Gustavo: http://callejamoran.blogspot.com/

EL ABRAZO VERDE


San Martín de los Andes, esa encantadora ciudad con aire de aldea, se encuentra ubicada junto a uno de los márgenes del lago Lácar, y es celosamente custodiada por montañas boscosas.

Nacida a fines del siglo XIX. Apenas un conjunto de aserraderos que trajo el auge de la industria maderera, -de la que dieron inicio los pioneros-, mayormente inmigrantes europeos.

Según se cuenta, como resultado de un primer reparto y trazado urbano, quedó en manos de los “gringos” lo que constituye hoy el casco histórico de la ciudad, desplazando a los habitantes originarios hacia las montañas y márgenes del lago.

Hoy, las comunidades mapuches, tienen sus casas y animales en los parajes turísticos que constituyen los atractivos dentro del Parque Nacional Lanín. Tienen a su cargo cobrar los derechos de acceso, y ocasionalmente proveen algún servicio de comidas, guia, etc. Estas familias son participadas por el Gobierno Nacional, -como un gesto que compensa largas e injustas postergaciones-, con un porcentaje de lo que se recauda de la administración de los Parques, donde se encuentran sus habitats.

La ciudad es una verdadera joya. Sus casas amplias construidas en madera y sus jardines le dan una dimensión de cuento. La vegetación de los bosques que la rodean, discurre en tonos de verdes, intensos, claros y amarillentos.
En verano crecen los rosales en plenas veredas, y un aroma a hierbas y frescura de árboles se siente en las calles. Las frutillas y fresas se dan a la vera de los caminos, y con furia: amarillas retamas y rojos notros, invaden los cerros.
Al llegar al muelle la vista se abre hacia el lago de un azul ensombrecido por montañas de tupido bosque andino patagónico, y altas rocas que lo encierran.
Al girar, para echar un último vistazo a la ciudad, el bosque parece haberse movido silenciosamente hacia nosotros. Arriba y a los costados se expande hasta donde la vista llega, y nos amenaza con sucumbir asfixiados en un verde abrazo.

18 comentarios:

Manuel dijo...

El secreto está en saber integrar la ciudad en la naturaleza sin modificarla substancialmente. por tu descripción parece que lo habeis logrado en San Martín de los Andes, enhorabuena y que podais seguir disfrutandolo siempre
Un beso

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias Ceci por compartir esa ciudad. La historia de ciudades de América del Sur es un fascinante relato; economía+historia de la economía+sociología+turismo+antropología+....
Besos.

San dijo...

Un lugar realmente bonito el que describes y lo haces de tal modo que dan ganas de partir ahora mismito de viaje hacia allí, que vacaciones tan fantásticas pasaríamos.
Un beso Ceci.

Pepe dijo...

Preciosa descripción de esa población que se me antoja preciosa e integrada totalmente en la naturaleza. Emociona la ilusión con la que escribes sobres ella.
Un abrazo.

Any dijo...

Y yo todavía no conozco San Martín! Imperdonable. El sur es hermoso, me da tanta pena pensar en el desastre que ha hecho por alli la ceniza! Escuchaba justamente esta tarde lo que están pasando por esa zona y la poca ayuda que están recibiendo. Evidentemente la Patagonia sigue olvidada.
Me encantaron las fotos y la descripción del lugar
un beso

natàlia tàrraco dijo...

Ceci, nos pintas otro paraíso donde perderse unos días ha de ser provechoso para cuerpo y alma. Esperemos que no sufra el olvido ni la degradación a las que alude Any.
Es justo devolver a los mapuches lo que suyo es y era, que se haga con justicia absoluta es lo que esperamos.

Ceci, me queda lejos ese lugar de ensueño, pero nunca se sabe.
Besitos.

Tésalo dijo...

Es muy cierta esa sensacón de abrazo que produce en uno un bosque.

Tésalo

Matices dijo...

Debe ser un lugar especial por lo que nos describes. A veces conectamos con la naturaleza porque el entorno nos engulle de tal manera que nos crecemos dentro de él. Acostumbrados a las ciudades tan caóticas, la paz y lo que la tierra nos ofrece es un regalo. Bonitas sensaciones las que nos transmites.
Besos

CAS dijo...

y quien podría decir que no a este lugar?
ojalá logren solucionarse cuanto antes los problemas que se están sufriendo por allí.Seguramente será así para seguirlo disfrutando como merece.

un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Es precioso este pueblo con casas de madera y tanto verde, aquí seguro que se entra en contacto con la naturaleza, y se tiene una visión más sosegada de las cosas y por supuesto el tiempo se relativiza.
Un abrazo
Carmen

gustavo dijo...

decía el poema algo así como que me gustas cuando callas... decía así, no, ceci?
pues bien, tu escrtura me gusta en varios momentos...el histórico es uno, cuando las historias que te salen lo hacen como por encanto de las divinas palabras que sabes utilizar. pero, y sin duda alguna, también me gustan cuando DESCRIBES. no es la primera vez que te leo en esta faceta. y creo que casi siempre me sorprendes. así ha ocurrido esta vez...
medio beso,ceci.

Neogeminis dijo...

Conozco esa preciosa ciudad y sobra decir que bien merece esta dedicatoria. Pensar que ahora debe estar todo cubierto de ceniza,muriendo tanta vegetación y animales da mucha pena.


un abrazo.

maria jose moreno dijo...

Mas bonita si cabe de lo que me la habia imaginado. Gracias Ceci por las fotos y por la historia ciudad. Me encantaria conocerla.
Un besazo

alfredo dijo...

Preciosa ciudad y precisa descripción.
Te enamoras de lugares así, y sufres cuando sufren.

Pronto volverá a su normalidad... es cuestión de tiempo y la naturaleza (con permiso de los hombres), lo tiene todo.

Besos

Uma dijo...

¡que chula! tengo ganas de volver a marcarme un viajito a cualquier lugar para descubrir rincones como el que describes!
Besos

Ricardo Miñana dijo...

Me gustan esas vistas desde la casa,
un grato placer pasar por tu casa.
que disfrutes el fin de semana.
un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias a todos por pasar, que no tuve oportunidad antes de contestar los comentarios.
Ceci

Pachu dijo...

Muy lindo el relato Ceci. Hermoso San Martín de los Andes. Una amiga vive ahí desde hace unos años y justamente hablé hace muy poquito con ella por el tema del volcán... Las fotos grises de estos días difieren bastante de lo que verdaderamente es... Bastante impactante verlas... Por suerte no están tan afectados como otros pueblos. Besos!