jueves, 19 de noviembre de 2009

Desde el principio

Creo que todavía no me presenté apropiadamente, y eso voy a corregir ahora mismo.
Como se lee en mi perfil, soy Ceci de treintaytantos años, en pareja con RAT (suena excentrico, pero esas son las iniciales de su nombre completo), desde hace casi una eternidad. En enero serán trece años.
Vivimos en Buenos Aires, ciudad difícil si las hay, en un antiguo departamento de amplios espacios.
Pese a su generosidad espacial, nuestro hogar se encuentra atiborrado de muebles y cosas.
Se puede bien afirmar que con los años hemos logrado reunir un buen puñado de objetos, comprados algunos, conseguidos, heredados, despreciados por otros y valorados por nosotros, etc. Lo cierto es que si bien en su reunión imperó en principio un criterio de necesidad, hemos tratado siempre de imprimirles un criterio estético (RAT es arquitecto), que se adecue al alto standar de mi querido, desde ya no siempre alcanzado!
Adivino la impresión ajena de los que entran a mi casa por primera vez. El de un sitio donde viven dos personas que muestran su aprecio por el mismo, (que se aman o no, eso no lo dice el mobiliario de una casa!), pero que indudablemente están habituados a convivir en equilibrio, armoniosamente (eso si lo dice la atmosfera de mi hogar).
Demasiados acostumbrados y afectos a estar solos. Diríase que por la abundancia de vidrio, de muebles de anticuario y la escacez de rincones libres, éstos no quieren complicar su existencia con chicos y/o mascotas.
Naada mas lejos de la verdad!!, hace mas de cuatro años que nos embarcamos en esta cruzada de ser padres, en carrera contra el paso del tiempo, el cual por ahora nos viene aventajando por varias cabezas!.
Para nosotros es muuuy raro!, como es que hasta hace un tiempo atras no pensabamos ni queriamos tener hijos, -dando por sentado que contabamos con esa habilidad, la cual se activaría al primer giro de opinión-, y hoy casi no podemos respirar sin que todos nuestros actos e intenciones apunten a lograrlo? Como es que llegamos acá?
Sin duda se trata de un imprevisto, pese a la noción apenas pronunciada y que nos ronda de permanente, de no haber empezado antes.
Y si lo hubieramos podido preveer, quien dice que lo hubieramos podido evitar?
No lo vimos venir, ese es nuestro IMPONDERABLE!, como el de mucha gente que no vive de acuerdo a sus planes.
La viuda que no planeo quedarse viuda teniendo todavía una importante reserva en años, el jubilado que despues de toda una vida de trabajo debe continuar en actividad lucrativa para sustentarse, la largamente ama de casa que, -oxidada en otras artes-, debe encarar un nuevo empleo, o los progenitores que, -reducidos en su habitat desde la partida de los hijos-, deben acomodarse para acoger al recientemente separado.
Es la oportunidad que tenemos de rescatar del fondo del placard, desempolvarla y lucir finalmente nuestra capacidad de improvisación.
Asi y todo somos felices. En este como en otros temas,-por fuerza de las circunstancias-, somos mas bien personas de hechos, menos complicados en embates teoricos y discusiones esteriles, y sí mas efectivos y ultimamente mejor entrenados por los reveces, en orientar y poner en ejercicio las soluciones.
Aunque no lo hablemos todo el tiempo, -porque nos esforzamos en mantener nuestra existencia en linea central, que tangencialmente se abre a esta otra-, tenemos una urgencia no declarada, -siempre presente-, a la que por separado y por razones de subsistencia, tratamos y tratamos de no sobrevalorar.

PD: Aclaro que si hoy llegara un BB a casa, nos encontraría a RAT y a mi felices y prontos a despejar paredes y prescindir de algun que otro mobiliario!

2 comentarios:

la doqui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la doqui dijo...

Hola!, yo soy Laura, casada hace 6 años y desde esa fecha en busqueda de nuestros tan deseados hijos. Hemos recorrido 5 largos años con tratamientos, inseminaciones, y ahora a través de una fuerte y concreta decisión desde nuestro amor, hace un año aproximadamente incursionamos el camino de la adopción.
Leí todos tus relatos Ceci, y sentimos, los mismos "sintomas", el desasosiego, la ansiedad, la esperanza, visualizando el futuro, la frustración, esta etapa de la vida que creímos que jamás nos tocaria...
Pero aqui nos ves, intactas ante el mundo, tratando de ponerle fuerzas donde a veces no las hay, y seguir adelante con lo que se venga con el "querido" que nos toco y nos acompaña con uñas y dientes. Agradecida de eso, todas mis mañanas...
Seguramente sigamos en contacto, y espero que muchas de nosotras compartamos este espacio, como catarsis emocional, un acompañarse en este encrispado camino que asi quizo la vida...

Estamos en contacto Amiga!