martes, 24 de noviembre de 2009

Según quien mire

Hoy pensé mas que otras veces en que es casi imposible no ver el mundo atravéz de un prisma propio.
Es una tontera la que digo, pero resulta que cuando yo era adolescente, creia como muchos, que la vida se abría camino a toda costa y muy a pesar de todo.
No es que la afirmación haya perdido validez, solo que ya no veo la concepción en estos términos.
En el mundillo de consecuencias no medidas que acarrean las practicas adolescentes tempranas, los embarazos indeseados arremetían en la realidad de algunos con la fuerza de un huracán. Siempre existió y sigue existiendo entre adolescentes y jóvenes un conscenso generalizado sobre el enorme poder de la concepción.
La vida que se cuela en las entrañas, que aparece aun donde no se la llama, que se apega a cuerpos hostiles o incluso enfermos, que doblega voluntades. La contudencia de lo que no se enmienda fácil, lo que no se borra ni permite ir hacia atrás, -tal cuando se empieza a escribir con tinta y se abandona la tranquilidad del lápiz y la goma-. La vida que testarudamente sigue, se nutre y crece sorteando todo tipo de dificultades. Desde las habilidades gimnasticas de sus portadoras, descuidos alimenticios, hasta aplicaciones en ingestas varias.
Este es y ha sido despues de todo, -millones de años de evolución humana hasta esta parte-, el llamado de la naturaleza. Constante, inalterable.
Se dice que es un aporte mínimo el que natura pide a las especies que satisfagan, para cumplir con el plan natural. Claro que si bien en los primeros tiempos de nuestra civilización, la procreación habría sido decisiva en la conservación de la especie, lo cierto es que hoy con 6.798.109.835 de habitantes en nuestro planeta, esta claro que los humanos ya no corremos peligro de extinción.
Por eso y por otras razones es tan dificil aceptar que una, no va a cumplir con el mandato natural en tiempo y forma.
Es dificil también, porque este esfuerzo que al decir de la ley de la naturaleza es mínimo, no requiere para su cumplimiento talento especial alguno. De hecho podría un ser solo permanecer mientras la vida le pasa por encima, y aun así dar vida. Lo contrario supondría tener habilidades y talentos varios y no poseer éste, el mas elemental y raso de todos.
En este contexto, el de un universo natural que no necesita mi aporte, mis aspiraciones y proyecto personal se pierden en el detrás de escena, donde nos dejo la naturaleza al soltarnos la mano.
De eso se trata ahora, del proyecto que a mí incumbe e interesa a los mios, de ganarle la batalla a la naturaleza, pequeña para ella y grande para quien escribe, que no por mala sino por descuidada y desordenada como lo ha sido siempre, en lo que a este tema atañe, simplemente no reparó en mí.
Es así que, esta noción de la vida que se aquerencia, que echa raíces fuertes, hace tiempo que no es la mia.
Mi realidad como la de muchas es la de la fragilidad humana. Se concentra en desproporciones de esfuerzos desmedidos y logros magros. La concepción supone en ésta, a la vida caminando por cuerdas flojas y resbaladizas.
Como en el reino del revés de Maria Elena Walsh, aquí la realidad es de espíritus férreos y cuerpos desaprensivos, de órganos incumplidores, en huelga permanente o de trabajo a reglamento. De obstrucciones piqueteras en trompas, de óvulos ausentes con y sin aviso, o rebeldes sin justa causa. De úteros desnaturalizados y poco amables, de endometrios huraños, de embriones debiles y escurridizos.
Actualmente y como primera impresión de genuina sorpresa, me admiro cuando me entero de que alguien esta embarazada. Así nomás? casi de la nada?, cuando? y sí, al mejor estilo de cocinera de la tele vernácula, "en el tiempo que me quedó entre la clase de spinning, de tenis, justo en medio del lio con los chicos y fulano que tardó una hora mas en dormirse depués de cena", "AH!, y como me sobraron como dos segundos y medio, te hice un lemmon pie".-
Es que acaso caímos en alguna otra dimensión del universo? Sera que como la luna que tiene dos caras, nos tocó por sorteo contemplar la de la precariedad de la vida?

3 comentarios:

rtts dijo...

Muy lindo, te felicito!!

Kickucita dijo...

Chechu! Bienvenida al universo de volcar nuestros pensamientos y sentimientos en el ciberespacio, a mi me resulto hermoso y liberador, y lo mejor, los compañeros de camino... desde ahora te sigo y te acompaño... y espero novedades :) gracias por pasar por mi blog
un beso grande
Ki.-

beetle dijo...

Gracias por la visita a mi blog Ceci. Vine a cusiosear a tu casa y me encuentro con alguien quien escribe desde el corazón y con cuyas palabras me identifico. Gracias por compartir tu historia.

La vida se abre camino tal como dices, a pesar de todo. Hoy en dia la ciencia permite lograr embarazos en casos en los que nada parecia posible, sin olvidarse de la intercesion de El que esta alla arriba.

Tambien me canse de luchar con la infertilidad. Un buen dia baje las manos, me rendi despues de años de altimajos emocionales. Dios me bendijo entonces con dos hijos hermosos, que llegaron sin aviso previo cuando creia que no iba a ser posible.

No abandones tu sueño y sigue persiguiendolo con esperanza y actitud positiva. Rodeate de los mejores expertos y no dejes de mirar hacia arriba. Tus hijos llegaran a tu vida, de algun modo. Te deseo de todo corazón que sea pronto y según lo tengas planeado.